Comprar, tirar, comprar.

Posted on 18 septiembre 2014 por



Obsolescencia Programada en la vida diaria.

Actualmente el mundo en el que vivimos cambia, o se desarrolla, tan rápido que al igual que la vida diaria de la sociedad, todas las artículos que utilizamos se ven afectados. Todos los objetos que usamos ya sean, aparatos tecnológicos, automóviles, vestimenta, etc. tienen que adaptarse a la “nueva vida”, por llamarlo de una manera. Es decir, podemos darnos claramente cuenta de cómo cada día aparecen nuevos aparatos, mejores que los anteriores, con el fin de saciar nuestra necesidad de consumo, aunque estos no sean necesariamente útiles para la vida. Esto obliga al consumidor a deshacerse de los aparatos tan pronto sufran alguna falla, pues algo nuevo ha acaparado el mercado. Y es la sociedad misma la que está permitiéndolo, nosotros mismos aceptamos que debemos comprar en vez de arreglar. Es verdad que los productos están programados para dejar de funcionar en poco tiempo, pero el consumidor no hace nada por arreglarlo, sino el camino fácil es comprar la nueva versión, pues como se ha dicho “los productos que duran toda la vida existen, pero no interesan”.

Un ejemplo claro de eso son todos los artículos tecnológicos que existen, en mi caso fue una laptop. Hace unos años compré mi primer computadora portátil. Después de menos de un año se volvió lenta y en vez de tratar de solucionar ese sencillo problema yo compré otra de la compañía Apple, pues sentía que necesitaba una computadora de esa línea ya que era mejor que la que tenía y que no tendría problemas con ella, lo cual evidentemente es falso. Mi siguiente computadora, al igual que la anterior con los meses fue haciéndose cada vez más lenta pero tuve que aprender a vivir con ello debido a que no puedo estar comprando cada seis meses la nueva versión que está en el mercado de los artículos tecnológicos que uso. A pesar de que es prácticamente imposible que las empresas dejen a un lado la obsolescencia programada, la sociedad ha creado un poco de conciencia con respecto al tema. Tal vez solo sea cuestión de tiempo para que nosotros, como consumidores, arreglemos los problemas y no los tiremos a la basura. Es verdad que las empresas nos obligan a consumir nuevos productos con la idea de que de tal como moveremos e impulsaremos la economía, sin embargo, debemos ser consientes también en el daño ambiental que generamos con la costumbre de comprar, tirar, comprar.

Anuncios
Posted in: Uncategorized