Las redes sociales, ¿una adicción contemporánea?

Posted on 13 septiembre 2012 por



Vas caminando en una calle transitada por una gran cantidad de individuos. De esos individuos por lo menos una decena de personas está consultado sus dispositivos móviles. Si entras a comer a un restaurante, por lo menos verás un par de mesas en donde al menos una persona está navegando en su celular. Si conoces a alguien nuevo en una fiesta o en algún otro tipo de evento es muy común que te pregunten si tienes Facebook o Twitter. “Tanto ha cambiado el mundo que en la actualidad ya no es raro ver que a estos lugares de encuentro virtual se puede acceder desde los teléfonos celulares, y en casi cualquier negocio o centro comercial” (Revista Familia 1). ¿Por qué sucede esto? ¿Qué sucede con la sociedad actual?

Para comenzar es importante definir ¿qué es una Red Social? “Una Red Social es un sitio web de servicios que permite a los individuos (1) construir un perfil público o semipúblico con un sistema delimitado, (2) articular una lista de otros usuarios con quienes comparten una conexión, y (3) ver y atravesar su lista de conexiones y las conexiones hechas por otros dentro del sistema” (Boyd 2). Esto quiere decir que las redes se utilizan para intercomunicarse dentro de un sistema de socialización que permite mantener en contacto a las personas dentro de un mismo lugar. Esta idea resulta atractiva “no porque permita que los usuarios conozcan extraños, si no porque les permite articular y hacer visibles sus redes sociales” (Boyd 2).

Las 2 principales Redes Sociales utilizadas en el mundo son Facebook y Twitter, en comparación las 2 principales Redes son Facebook y Youtube dejando a Twitter en tercer lugar. En México, el 51% de los usuarios de Internet son hombres y el 49% son mujeres. El 50% de esta población tienen entre 12 y 24 años. Además, el 61% de los usuarios de Internet hacen uso de al menos una Red Social y de este total de usuarios de Redes Sociales, el 60% de ellos las visita diariamente. Las dos actividades más comunes son recibir mensajes privados o públicos. (AMIPCI) Estas estadísticas demuestran que el uso de las Redes Sociales en México tiene una penetración importante y que los usuarios principales son adolescentes y jóvenes.

La pregunta que ahora habría que responder es ¿por qué se hace uso de las Redes Sociales? ¿qué necesidades son las que cumplen? Los usuarios de Redes Sociales “disfrutan la libertad y capacidad que estas les ofrecen para producir y consumir el contenido de tal manera que satisfaga sus intereses” (Urista 11). Esto significa que el consumidor a evolucionado a tal grado que no solamente consume si no que también tiene la capacidad y el deseo para producir contenidos. Además las Redes Sociales les “permiten mantener relaciones con otros a través de contenidos y discursos formulados en línea” (Urista 11). Es aquí donde se relaciona la teoríaa de usos y gratificaciones.

ADICCIÓN A LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

La teoría de Usos y Gratificaciones propone que la audiencia es activa y una de sus metas principales son los medios masivos. En su mayoría, la iniciativa en ligar las gratificaciones y la selección del medio depende del usuario. Los medios compiten contra otras fuentes por la satisfacción de necesidades. Muchos de los logros de los medios masivos se derivan de la información que los individuos les proveen. Además el valor de los juicios de la importancia cultural de los medios masivos deben ser suspendidos mientras que la audiencia explora sus propios términos (Fred Wester, et al.). Aquí se identifica cómo los usuarios encajan en esta descripción ya que al ser productores y consumidores son activos, al contactar con las personas que ellos deciden imponen sus reglas y sus métodos de uso en lugar de ser forzados a consumir un solo producto inflexible.

La manera en la que la información puede ser personalizada dentro de una Red Social es sumamente sencillo. Además las respuestas de los consumidores es inmediata y refleja cierta aprobación por medio de la interrelación entre consumidores-productores que se da día a día. Es por esto que los usuarios pueden mostrar comportamientos adictivos mediante la revisión de las notificaciones para cubrir sus necesidades diarias expresadas en las distintas redes. (Urista) Es esta necesidad de popularidad, información inmediata, comunicación con el prójimo y la aceptación por un determinado grupo social lo que detona el uso excesivo de Redes Sociales.

Es preocupante el ver las estadísticas sobre el consumo de las Redes Sociales. No solamente por la cantidad de consumo, sino por los momentos de este. En un estudio realizado en el 2010 se reveló que el 48% de los estadounidenses  revisan Facebook o Twitter inmediatamente después de despertar o justo antes de dormir, en especial los usuarios que cuentan con un smartphone. Además, la necesidad de información se refleja en que un 56% de la población evaluada revisa Facebook por lo menos una vez al día y el 12% cada par de horas (Dyer). Hasta ahora el consumo parece algo bastante promedio. Sin embargo, lo alarmante es que ahora los usuarios de entre 15 y 22 años “no pueden apartarse de ellas por más de seis horas” (Vizcarra 1).

Por otro lado, el uso excesivo de las Redes Sociales han ocasionado cambios en la sociedad. La interacción cara a cara que se tenía antes ahora se ha cambiado por una relación con una pantalla y esto puede ocasionar una distorsión entre las fronteras de lo real y lo virtual. El hecho de que las personas cuenten con cierta cantidad de amigos en Facebook o seguidores en Twitter no se traduce en une verdadera popularidad en el mundo real. Es aquí donde la pequeña línea divisoria entre la adicción y la diversión ocurre. Si una persona con bajo autoestima recibe beneficios por estar conectado a estas redes, su tiempo de permanencia incrementará , reduciendo su tiempo en la interacción real y creando una ilusión de socialización. (Revista Familia)

De acuerdo con Manuel Moreno, algunos de los síntomas del adicto a las redes sociales son los siguientes. Dejar el dispositivo móvil en casa y sentirse perdido. Revisar la cuenta de Facebook aproximadamente 20 veces al día. Tener más amigos online que en la vida real. Revisar Facebook y Twitter antes de irse a dormir estando ya en la cama. (1) Estos son tan sólo algunos de los elementos que caracterizan a un adicto. Todo esto refleja la necesidad de aprobación por medio de los demás para sentirse parte de una sociedad y desarrollar cierta convivencia con su entorno.

Además de las implicaciones sociales que conlleva el uso excesivo de las Redes Sociales, existen implicaciones de salud graves que pueden afectar a quienes se vean sumergidos en el mundo virtual. Se ha estudiado que “estas tecnologías infantilizan el cerebro hasta un estado de niños que son atraídos por ruidos vibrantes y luces brillantes” (Mackey 1) Por otro lado, Robert Mackey también menciona que “si el cerebro de un joven es expuesto a un mundo de rápida acción y reacción de nuevas imágenes inmediatamente después de pulsar un botón, este se podría acostumbrar para operar en escalas de tiempo similares” (1).

“La Academia Americana de Pediatría ha definido a la depresión Facebook como una depresión que se desarrolla cuando los adolescentes y preadolescentes pasan tiempo en las redes sociales y empiezan a mostrar síntomas clásicos de depresión debido a la intensidad del mundo online“ (Novas 1) Esto refleja que a pesar de que las Redes Sociales aparentan ser para algunos jóvenes el mejor medio de socialización, al ser consumidas en exceso se convierten un producto vacío y carente de significado por lo que los adolescentes presentan síntomas como los de la depresión.

Debido a la accesibilidad, flexibilidad, inmediatez y alcance de las Redes Sociales, los jóvenes están convirtiéndolas en su nueva “droga”. Es cierto que son una buena herramienta de trabajo y comunicación; sin embargo, no se debe abusar del uso de las mismas. La interacción persona a persona es una de las cualidades que evitan que un ser humano se aísle de su entorno. Moderar el tiempo de uso, reflexionar sobre el uso de las mismas y conservar el contacto sin una pantalla de por medio pueden ser la solución para evitar caer en la dependencia hacia las Redes Sociales y afectar la salud por una dependencia auto-creada.

No solamente se debe caer en el ocio y hacer uso de las tecnologías por el puro placer. Esto está permitido pero debería ser una excepción a un uso conciente y moderado de las Redes Sociales. Estas son buenas herramientas mediáticas que permiten la comunicación gratuita e inmediata con personas que se encuentran a distancia. Sin embargo, también se pueden convertir en una adicción que separa a los individuos de su mundo real.

Obras Citadas

AMIPCI. “Estadísticas sobre el uso de Redes Sociales en México y Lationamérica 2011”. Septiembre, 2011. Tressietesies. Web. 10 Sept. 2012

Boyd, Danah M., and Nicole B. Ellison. “Social Network Sites: Definition, History, And Scholarship.” Journal Of Computer-Mediated Communication 13.1 (2007): 210-230. Communication & Mass Media Complete. Web. 10 Sept. 2012.

Dyer, Pam. “We’re addicted to social networks: 48% of us check them in bed”. Pamorama. 21 marzo 2010. Pamorama. Web. 8 septiembre.

Fred Wester, et al. “Transcending Uses And Gratifications: Media Use As Social Action And The Use Of Event History Analysis.” Communications: The European Journal Of Communication Research 31.2 (2006): 139-153. Communication & Mass Media Complete. Web. 13 Sept. 2012.

Mackey, Robert. “The health effects of social networking”. Bits.  The New York Tomes. 4 Febrero 2009. Web. 10 septiembre.

Moreno, Manuel. “10 síntomas del adicto a la redes sociales”. TreceBits redes sociales y periodismo 2.0. TreceBits. Web. 18 abril 2011.

Novas, Caroline. “Social networking sites: benefits, problems and Facebook depression”. NRC for women and families. NRC. Web. 10 septiembre

Revista Familia. “Adicción a las Redes Sociales”. . Revista Familia. Grupo el comercio. Web. 8 sept. 2012.

Urista, Mark A., Dong Qingwen, and Kenneth D. Day. “Explaining Why Young Adults Use Myspace And Facebook Through Uses And Gratifications Theory.” Human Communication 12.2 (2009): 215-229. Communication & Mass Media Complete. Web.10 Sept. 2012.

Vizcarra, Elvis. “Adicción a las redes sociales crece entre los adolescentes”. La República. 28 de agosto 2012. La República. Web. 10 septiembre.