Comprar, Tirar, Comprar

Posted on 17 septiembre 2014 por



La obsolescencia programada es una estrategia de negocios bastante arraigada en el ámbito de la tecnología, donde en vez de construir los objetos para que duren más tiempo, se construyen para tener una vida útil determinada y sean reemplazados por un modelo más nuevo, más bonito, más funcional. Esto resulta en consumidores cautivos que compran a la misma compañía, pero compran el nuevo modelo, lo tienen un tiempo, y lo cambian, una y otra y otra vez.

El problema es el impacto ambiental que se genera, ya que la obsolescencia programada resulta en una gran cantidad de residuos que no son biodegradables, y que rara vez se reutilizan, porque “ya no sirven”. Pantallas, equipos celulares viejos, reproductores de música… Así mismo creo que la gente está empezando a descuidar sus objetos tecnológicos, so pretexto de que “total, si le pasa algo, el nuevo sale en tres meses” y los dejan abandonados o los dejan caer en un descuido. Considerando que es una inversión importante la que se hace, siento que deberíamos cuidar más nuestros objetos, para que duren un poco más de lo que la compañía espera. Así, en vez de comprar el modelo 3, luego el 4, luego el 5, y hacer tres gastos, podríamos comprar el modelo 3, y mantenerlo funcionando hasta el 6, evitando así gastos y desperdicios.

Un ejemplo que puedo ofrecer:

-Mi segundo iPod era un iPod Nano generación 3. Tenía una pantalla a color un poco más grande que la generación anterior, la opción de agitar el dispositivo para poner orden aleatorio, contador de pasos, algunos juegos, un diseño más delgado y de colores… en fin, era más atractivo que el iPod Nano anterior. Tendría tal vez un año y medio con él cuando empezó a fallar sin motivo aparente. Al llevarlo a la tienda Apple a ser reparado, tuvieron que resetearlo (lo que me costó la pérdida de toda mi música) y aún así no funcionaba. Les pedí que me aplicaran la garantía entonces, ya que tenía dos años de garantía, y me dijeron que no podía ser, ya que la garantía era válida a partir de cuando saliera el producto de la línea, no cuando fue vendido. Así que tuve que estar un cierto tiempo usando el iPod Nano generación 1 (que curiosamente todavía funcionaba perfectamente) de mi hermano hasta que me compraron un modelo nuevo. He escuchado de personas con iPod Classic (el primer modelo) que todavía lo tienen en estado perfectamente funcional. En estos equipos, la obsolescencia es un implemento relativamente nuevo.

Posted in: Uncategorized