Obsolescencia Programada

Posted on 16 septiembre 2014 por



Es imposible hablar de la obsolescencia programada sin hablar de la economía, y tocar este tema nos remite siempre a una pregunta: ¿existe alguna forma de equilibrar el sistema económico de modo que la miseria se termine? Si existe, seguramente la solución implica la participación de todos: empresarios, trabajadores y consumidores.

¿Qué es aquello que a algunos nos hace odiar la obsolescencia programada? Quizás, quiero creer, el hecho de que no todos tenemos un poder adquisitivo que nos permita adquirir y adquirir productos a veces hasta cuando no los necesitamos. Porque si tuviéramos dicha posibilidad, lo único que nos haría odiar la obsolescencia programada y el desperdicio industrial sería el impacto al medio ambiente.

Con recursos ilimitados, la solución de la obsolescencia programada podría ser el cuidado prolongado de los artículos y la correcta inversión de los recursos económicos; pero, ya que no es el caso, es evidente que la obsolescencia programada atenta no sólo contra la situación económica de las clases trabajadoras (porque evidentemente este asunto no afecta económicamente a los dueños de las empresas), sino que afecta directamente la salud del planeta y, en consecuencia, a todos los que lo habitamos.

Incluso la publicidad impresa llega a convertirse en un desperdicio. El reciclaje es bueno, pero no usar recursos no renovables, o evitarlo tanto como sea posible, es mucho mejor. Actualmente, los medios digitales nos permiten comunicarnos (sin importar cuál sea su fin) con menor impacto negativo al medio ambiente. Sin embargo, es evidente que los intereses económicos pueden más que la razón, esa que nos dice que lo peor no es tener que comprar un artículo nuevo, lo peor es que no importa cuánto dinero genere la sociedad de consumo, nadie tiene la capacidad, ni la tendrá en miles de años, de comprar un planeta con condiciones similares a éste: propicio para la vida.

Combatir, no la obsolescencia programada, el deterioro ambiental completo requiere que nos sintamos más humanos, que entendamos que la tecnología existe para facilitarnos la vida, no para separarnos de ella.

Posted in: Uncategorized