Comprar, Tirar, comprar

Posted on 15 septiembre 2014 por



La obsolescencia programada ya no es aplicada solamente a los productos, ahora también es visible en las relaciones que formamos. La insuficiencia de muchos de nosotros de llevar a cabo procesos es el resultado de la inmediatez que nos ofrece la tecnología. Lo queremos todo aquí y ahora; y sin tener que hacer mucho esfuerzo.

El matrimonio, por ejemplo, es una práctica que está comenzando a extinguirse. Se acabó el “hasta que la muerte nos separe” ahora es muy sencillo divorciarse así que muchos deciden deshacerse de ese compromiso en lugar de solucionarlo. Se acabó eso  de “arreglar” es mejor sustituir. Como el documental Comprar , Tirar, Comprar dice, la obsolescencia programada se vuelve voluntaria. El deseo de tener algo más nuevo sin necesitarlo. Lo mismo pasa con los noviazgos. Cuando se acaba la “emoción” de la novedad, buscamos algo más. Sin pensar que somos personas, no objetos.

La industria en general es igual. Hacen de sus empleados objetos fáciles de sustituir haciéndolos repetir una sola tarea por  lo que el remplazo es sumamente sencillo y nadie se vuelve indispensable.

Andrea González Bobadilla.

 

Posted in: Uncategorized