Tu coche, simulacro de libertad

Posted on 31 enero 2014 por



El número de coches particulares en al Ciudad de México simplemente representa el 16% de los viajes que hacen las personas, sin embargo este número sigue incrementando con el paso del tiempo debido a distintos factores como el crecimiento económico, distancias cada vez más largas, deficiencias en el transporte público, facilidades de crédito o la ambición del status. El automóvil es un instrumento emblemático convirtiéndose en un símbolo de libertad, poder y prestigio. “No es sólo un medio de transporte, sino un espacio que se habita, tan íntimo como la ropa o como una casa, que se exhibe con orgullo como un signo de pertenencia social o de identidad individual.” (Kreimer, 2006)

Baudrillard afirma que en las sociedades de consumo los objetos ya no se producen para satisfacer a las necesidades primarias, ni tampoco a las secundarias como la comodidad, el esparcimiento, el lujo estético. El consumo produce signos más que mercancías. Por lo tanto, según lo que dice dicho autor todo esta lleno de símbolos y la necesidad de usar un coche se construye a partir de lo que los medios te dicen. Pero no solamente nos indican la causa por la que debemos adquirir un auto sino que también nos marca cual es el automóvil correcto para cada persona de acuerdo a la imagen que quiere dar a los demás.

En la actualidad, comprar un auto no es solamente adquirir un medio de transporte sino comprar lo que simboliza, una perspectiva sobre el mundo. Se elige a partir de ciertos criterios, que sean a la imagen y semejanza del conductor ya que los medios han planteado que es un espacio tan intimo como una casa que se exhibe con orgullo como un signo de pertenencia social o de identidad individual.  Porque para empezar para los conductores sus coches son como extensiones de su propio cuerpo, son herramientas que te ayudan a moverte físicamente de un lugar a otro añadiendo el sentimiento de “placer” y poder.

fordpersonas3

Ya que el hecho de comenzar a manejar en nuestra sociedad se ve como un ingreso a la vida adulta, es decir que tienes la “madurez” suficiente para adquirir la responsabilidad que conlleva el conducir un auto. Adquieres libertad e independencia, además de diversión al poder pasear en tu coche y detenerte donde gustes. Pero la libertad comienza desde el momento en que puedes elegir tu coche, el camino que vas a tomar y la manera en que lo vas a manejar o al menos eso es lo que nos dicen los medios. Porque al momento de querer adquirir un automóvil te vas a topar con una serie de estereotipos que reducen sustancialmente las opciones que tenias en un principio.

El automóvil que manejas es una proyección al mundo de quien eres, como eres y sobre todo cuanto dinero tienes. Para los hombres, el coche ideal es uno que tenga demasiada tecnología, el suficiente poder para recorrer los caminos y que un costo significativo para adquirir cierto status.

BMW

Es por esto que debes poner atención a lo que la publicidad dice sobre el coche que vas a adquirir. Ya que como menciona Marx en el fetichismo de la mercancía, nosotros nos convertimos en los objetos. Así que se tiene que elegir bien las características que quieres obtener a través de la compra que hagas. Por ejemplo, Porsche “una combinación de velocidad, placer al manejar, calidad y tiene un valor único”. O tal vez prefieras un Alfa Romeo 33 que “apela a los conductores dedicados e inspirados”. Sin embargo, este tipo de coches tienen un alto costo pero por menos que eso puedes obtener un Volkswagen Bora que es “una genuina maquina para manejar con un motor potente”, aunque si el poder es lo tuyo la mejor opción es una Ford Lobo porque “Más poderosa que una Lobo sólo otra Lobo”. Y así a cada coche que existe en el mercado se le atribuyen diferentes características que el conductor va a apropiarse al momento de manejar. Por lo que tienes que conocer como ve la sociedad al transporte en el que te vas a mover, ya que no querrás terminar en una “mamá van” a menos que en verdad seas una señora casada y con 3 hijos.

O probablemente aún no tengas conocimiento de la nueva categoría que existe, a la que se denomino “chick car” que es un coche para mujeres pero sin la característica de tener espacio para llevar niños o las compras del super. Estos vehículos normalmente son compactos y aparentan cierto lujo que simboliza el poder femenino. Porque desde que la presencia de las mujeres detrás del volante aumento, se tuvo que crear un coche que se adecuara más a sus necesidades.

Un hombre ve en un auto poder e independencia, así como euforia y emoción al lograr dominar el vehículo a una velocidad alta. En cambio las mujeres buscan más la seguridad, procuran cuidar el medio ambiento pero también quieren lucir elegantes y femeninas. Es por ello que se han creado diferentes versiones de coches con menor tecnología y poder, permitiendo tener precios más accesibles para una mujer que no tiene tanta remuneración económica como un hombre. Y conductores masculinos deben tener en cuenta el “chick car” afrenta a su masculinidad y temen lo que dirá acerca de ellos.

barbie_beetle01

Finalmente, existe un auto que te da mayor libertad que cualquier otro o al menos esa es la promesa de su propaganda y se trata de la campaña del BMW Connected Drive. Donde estas “tan conectado que eres libre” y para mostrar esto, la marca creo 20 vídeos y distintas imágenes para que los clientes puedan comprender la gran cantidad de beneficios que adquirirán al comprar el auto.

Y estos son sólo algunos ejemplos de cómo los medios influyen en el auto que debemos manejar. Ya que como dice Baudrillard, vivimos en una hiperrealidad donde todo esta lleno de símbolos y el coche es la libertad, el poder, el status, la madurez y el estilo. Pero ¿en realidad es libertad?, cuando las opciones que se tienen al elegir un auto son bastante limitadas a pesar del gran número de modelos que hay. Porque una mala decisión puede afectar completamente la manera en que te ve la sociedad, sí eres hombre y manejas un “chick car” ¿dejas de ser hombre? O simplemente te hace más feliz gastar mucho dinero en un vehículo que alcanza más de 200 km/hr, cuando jamás podrás alcanzar esa velocidad debido al tráfico de la ciudad. Sin embargo, debemos seguir las reglas sociales que nos marcan los medios y comprar un coche que vaya con nuestro “estilo”. Así que, ¿ya sabes que coche vas a comprar? Porque recuerda que es en lo que te vas a convertir.

Enlaces

Los cinco coches más tecnológicos

Las diez tecnologías más innovadoras que están cambiando el mundo del coche

5 razones por las que el Porsche Carrera en el que murió Paul Walker era especial

 Las ventajas de comprar un automóvil

3 estrategias digitales para que compres un auto

 Referencias

Lezotte, C. (2012). The Evolution of the ‘Chick Car’ Or: What Came First, the Chick or the Car? Journal of Popular Culture , 45 (3), 516-531.

Lezotte, C. (2013). Women with Muscle. Frontiers: A Journal of Women Studies , 34 (2), 83-113.

Baudrillard, J. (1978). Cultura y simulacro. (P. Rovira, Trad.) Barcelona: Letra e.

FIMEVIC. (2005). Fideicomiso para el mejoramiento de las vías de Comunicación del DF. Obtenido de http://www.fimevic.df.gob.mx/problemas/1diagnostico.htm

Gerl, E., & Davis, G. (2013). Selling Detroit on Women. Journalism History , 38 (4), 209-220.

Hangman , O. (2010). Driving Pleasure: A Key Concept in Swedish Car Culture. Mobilities , 5 (1), 25-39.

Jobling, P. (2011). ‘Twice the va va voom?’: transitivity, stereotyping and differentiation in British advertising for Renault Clio III. Visual Studies , 26 (3), 244-259.

Kreimer, R. (2006). La tiranía del automóvil. Buenos Aires, Argentina: Anarres.

Marx, C. (s.f.). Estudios de Historia Cultural. Obtenido de Fetichismo de la mercancía:  http://www.historiacultural.net/hist_rev_marx.htm

News, T. (28 de Oct de 2013). Telematics News. Obtenido de BMW plans global ConnectedDrive publicity campaign: http://telematicsnews.info/2013/10/28/o4284/