Photoshop y el simulacro de belleza

Posted on 30 enero 2014 por



Maquíllate-en-pocos-minutos

El estándar de belleza y del cuerpo perfecto ha cambiado conforme han transcurrido los años, pero lo cierto es que la feminidad siempre ha sido considerada como un “valor comercial y como tal hay que invertir en su mantenimiento” (Ramos & Silva Rodríguez, 2013). En la actualidad, la belleza es definida por los medios de comunicación y sus representaciones en revistas, televisión y cine a través de mujeres hermosas, sean actrices o modelos. Ellas son las que marcan la pauta de lo que es considerado bello para que el resto de las mujeres en nuestra sociedad deseen aspirar a la misma belleza que los medios presentan.

Jean Baudrillard (1993) menciona que simular es el acto de fingir que se tiene lo que realmente no se posee. Es por esto que mi argumento se basa en que esta belleza que vemos en los medios es en realidad un simulacro, puesto que las representaciones del rostro y cuerpo perfectos están definidos por muestras que no existen en la realidad. La razón por la que estas muestras de belleza no existen es por el uso extremo y continuo de programas de edición como Photoshop y excesivas cantidades de maquillaje que eliminan cualquier imperfección que una persona pueda tener, ya sea en la cara o en el cuerpo. Es decir, simulan tener rasgos físicos que no poseen en la realidad.

article-2098861-11A839B0000005DC-719_634x479

Éste simulacro es un tema interesante puesto que involucra a la fotografía, que supuestamente muestra la realidad tal y como es al momento de tocar el disparador. Por tanto, la fotografía debería caracterizarse por “tener el poder de relacionar una verdad pura, sin emociones y objetiva” (Atwood, 2013). Sin embargo, al alterarla con el uso de programas de edición como Photoshop y Lightroom, alteramos esta representación –que debería ser pura– de la realidad.

Cuando una persona observa las páginas de revista, las fotografías de famosos y los catálogos de la ropa de moda, se encuentra con seres perfectos, con una piel limpia y un cuerpo envidiable. Esto lleva a la persona a creer que verdaderamente lo que se muestra es la real representación de la belleza, sin tener en cuenta todo el proceso por el que pasan las modelos y las fotografías tomadas a estas para llegar al punto de la “perfección”. Esto me recuerda a una cita que encontré en la red del autor y poeta estadounidense Edgar Allan Poe que dice: ““There is no exquisite beauty […] without some strangeness in the proportion.” (Giordano, 2014) y creo que es muy acertada. La belleza exquisita que busca la mujer contemporánea no puede ser lograda sino a través de tratamientos exhaustivos, cirugías plásticas o dietas complicadas; alterando de una manera desproporcionada y falsa nuestro cuerpo para nuestro objetivo y poder empezar a considerarnos hermosas.

(President of the world, 2012)

Aunque esta representación no se asemeja en ninguna forma a la realidad, como se muestra en el video anterior, nuestras sociedades la aceptan como real y se margina a quienes no cumplen con el estereotipo de la mujer que posee el paquete de cutis perfecto con cuerpo envidiable. Se considera más atractiva a una mujer que se maquilla, resalta sus cualidades y cubre sus imperfecciones que aquella que no lo hace, sea por falta de tiempo o interés. Aceptamos esta hiperrealidad de la belleza, sin comprender que perseguimos un ideal inalcanzable porque lo que los medios muestran no es la belleza “natural”, sino una belleza alterada y modificada para crear la ilusión de que esa perfección es real. Esto nos lleva como mujeres a querer copiar lo que observa en los medios, poniendo en riesgo nuestra salud y afectando la manera en la que nos vemos a nosotras mismas.

El respeto por los atributos y la individualidad de cada persona se ha olvidado y ahora el cuerpo “pasó de ser límite a transformarse en materia creativa: el cuerpo como potencia que pone en acto nuestros más profundos anhelos” (Stefanini, 2012). Las mujeres de ahora ni siquiera pueden utilizar la palabra “bella” para describirse a ellas mismas. La compañía Dove realizó un estudio a cargo de las doctoras Nancy Etcoff, Susie Orbach y Jennifer Scott (2004) sobre las mujeres y su percepción de su propia belleza. En este estudio, el 40% de las mujeres se sentían incómodas con describirse a ellas mismas como bellas. Muy pocas mujeres pueden decir que están contentas con sus aspectos físicos. Según este estudio realizado por Dove, únicamente el 13% de las mujeres involucradas estaban satisfechas con su apariencia, 12% con su atractivo físico, 17% con su apariencia facial y 13% con su peso y forma de cuerpo.

Dove ha estado muy involucrado en estos temas de la percepción de la belleza. Por ejemplo, lanzó un video a través de su canal de YouTube, llamado Dove Real Beauty Sketches (2013), en el que invitaban a que personas que no conocían entre ellas platicaran un poco y se conocieran para después pasar a un cuarto con un dibujante forense quien, sin ver a la persona que entraba, debía ilustrar lo que la persona le decía. En primer lugar, esta persona debía describir a la otra persona con la que había entablado una conversación y posteriormente describirse a si misma. Al final de la actividad, las personas podían observar el dibujo de la percepción de alguien más y de si mismos, uno a lado del otro, y comparar que tan distorsionada estaba la visión de su propia belleza.

Poco a poco Dove y otras empresas empiezan a cambiar la representación de belleza que muestran en los medios para así impulsar a las mujeres a que se acepten tal y como son sin buscar ideales de belleza que no son realizables. Campañas como The Dove Campaign for Real Beauty (2004) tratan de romper con estas imágenes y sus estereotipos para lograr una percepción distinta y más real del cuerpo de la mujer.

Enlaces relacionados:

Referencias:

Attwood, F. (2013). Controversial images. Basingstoke: Palgrave Macmillan.

Baudrillard, J. (1993) “The precession of simulacra”. En A Postmodern reader (342-375). E.U.A: State University of New York.

Dove.us. (2004). The dove® campaign for real beauty. [online] Recuperado de: http://www.dove.us/social-mission/campaign-for-real-beauty.aspx [Accesado: 30 Ene 2014].

doveunitedstates. (2013). Dove real beauty sketches. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=XpaOjMXyJGk [Accesado: 30 Ene 2014].

Etcoff, N., Orbach, S. & Scott, J. (2004). La verdad acerca de la belleza. [e-book] http://biblioteca2.ucab.edu.ve/anexos/biblioteca/marc/texto/AAQ6790_Estudio%20Global%20de%20Dove.pdf [Accesado: 30 Ene 2014].

Egs.edu. (2014). Jean baudrillard – professor of philosophy – biography. [online] Recuperado de: http://www.egs.edu/faculty/jean-baudrillard/biography/ [Accesado: 29 Ene 2014].

Giordano, R. (2014). Ligeia by edgar allan poe – poestories.com. [online] Recuperado de: http://poestories.com/read/ligeia [Accesado: 28 Ene 2014].

President of the world. (2012). Body evolution – model before and after. Disponible en: http://www.youtube.com/watch?v=17j5QzF3kqE [Accesado: 27 Ene 2014].

Ramos, L. & Silva Rodríguez, P. (2013). Tejiendo género desde perspectivas teóricas y testimonios.

Stefanini Zavallo, V. (2012). El uso del cuerpo en las revistas de moda. Cuadernos Del Centro De Estudios En Diseño Y Comunicación. Ensayos, (42), pp. 193–203.