“We are the media”: Una nueva era en la industria musical

Posted on 13 septiembre 2012 por



“The digital age has brought about a way of consuming music and connecting with your fan base that is unprecedented.”- Professor Green.

Se ha dicho mucho acerca de cómo desde hace algunos años la industria musical ha ido en declive debido a la cada vez más accesible y abundante piratería (International Federation of the Phonography Industry [IFPI], 2012). Se han comentado las múltiples consecuencias de este problema: las disqueras pierden millones de dólares, cada vez es más difícil que un artista venda tantos álbumes como antes, la gente ya no quiere comprar música si la puede bajar gratis, etc. Sin embargo, ¿significa esto el fin de la industria musical? ¿No existe acaso otro destino más que la decadencia? Nuevas herramientas que brinda la tecnología y el aprovechamiento que hacen de éstas músicos como Amanda Palmer, demuestran que es el fin de una era en la industria musical, pero el inicio de otra: una en la que la relación entre los músicos y la audiencia es más cercana y más fundamental que nunca en el éxito de una propuesta musical. Los nuevos medios que permiten eliminar intermediarios y reducir las distancias entre el público y el mundo de la música, están definiendo la forma en que se produce, distribuye y promociona la misma.

¿Cuál es el problema?

Desde que programas como Napster comenzaron a tener éxito, se empezó a hablar de las pérdidas de millones de dólares de las disqueras y de los negativos efectos en la industria musical. Esto se  basaba en el hecho de que las ventas de discos físicos bajaron en gran medida, pero el énfasis debía ponerse en lo que estaba sucediendo en el ámbito digital de la música, donde la industria no va en picada, sino todo lo contrario.

De acuerdo con la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (2012) en su Digital Music Report 2012, las ganancias provenientes  de la industria de la música digital a nivel mundial, aumentaron en el 2011 a $5.2 billones de dólares para las compañías disqueras. La creciente importancia  y presencia de la música en formato digital se ve reflejada en Estados Unidos, el mercado de música más grande del mundo, donde por primera vez en la historia, las fuentes digitales superaron a las físicas representando el 32% de las ganancias de la industria musical (IFPI, 2012).  Esta misma tendencia se verá reflejada a nivel mundial en el año 2015, donde los gastos globales en música digital aumentarán a 55%, superando así a la distribución física, de acuerdo con el  reporte Global Entertainment and Media Outlook: 2012-2016 de PricewaterhouseCoopers (2012).

Como se puede observar en la gráfica de arriba, aunque las ventas de discos físicos sí están disminuyendo, no significa tanto una  pérdida para la industria musical, sino más bien un cambio cada vez más pronunciado al formato digital.

En cuanto a la piratería, sigue manteniéndose vigente como un fenómeno con gran presencia a nivel mundial, ya que las estadísticas muestran que una de cada cuatro personas acceden a servicios ilícitos.

Tony Da Silva, COO y Director de Finanzas del sello discográfico EMI, señaló que se volverá esencial para las disqueras pensar muy bien en dónde van a poner su dinero, ya que antes sí se podían tomar algunos riesgos (Ndolovu, 2012). Esto demuestra la dificultad que tienen y que seguirán teniendo los nuevos músicos o con propuestas musicales diferentes para estar en un sello discográfico grande, ya que al tener que cuidar sus finanzas, las disqueras no se arriesgarán a  abrir las puertas a cualquiera. Es por eso que surge la necesidad de nuevas formas de dar a conocerse y de distribuir su música, como las disqueras independientes o el divorcio total con ellas.

La realidad

En cuanto a estas nuevas formas de difusión y distribución para los artistas, Price (2010) menciona bien que actualmente la tecnología ha hecho posible para cualquier persona distribuir su talento, ser descubierto, volverse famoso y vivir de su música, sin que ninguna compañía o persona tome la decisión editorial de que no están permitidos en la escena. Gracias a todas las herramientas que brinda internet, todo mundo tiene la oportunidad de estar en el escaparate de la música, para bien o para mal.

Por parte de la audiencia, que tiene acceso más rápido y más fácil a más fuentes de información que hace una década, existen hoy más personas escuchando, compartiendo, robando, monetizando y relacionándose con la música que en cualquier otro momento de la historia (Price, 2010). Basta con recordar algunas de las tantas maneras gratuitas que existen para acceder a nueva música en internet: estaciones de radio independientes; YouTube y Vimeo; blogs de música; páginas que muestran todos los artistas relacionados con un músico o banda; redes sociales como Last.fm donde escuchas estaciones de radio personalizadas; e incluso apps para smartphones que te recomiendan nuevas bandas (Band of the Day, Shuffler.fm) o que también funcionan como estaciones de radio personalizadas de acuerdo al género o artistas que selecciones, como Jango. Esta última además, permite conocer artistas independientes y que el usuario elija  si les gusta o no y si está dispuesto a compartir su correo electrónico, brindando así un puente para acercar al músico y al público.

Sin embargo, el contar con tanta información y el acelerado ritmo de vida de las personas actualmente,  hacen que la facilidad de acceso a toda esa música sea un arma de doble filo para el artista, pues al haber tanta oferta, es más dura la competencia por mantenerse en el gusto del público por más tiempo. El público se vuelve más crítico de lo que escucha, no necesariamente porque sepa más de música, sino porque ya tiene acceso a más variedad, además de que tiene un sinfín de opciones de cosas por hacer que sustituyen el escuchar la música de un artista o grupo que no conoce. Bob Lefsetz (2012), analista de la industria musical, resume muy bien esta cuestión en su artículo “Reality”:

“Este es el mundo en el que vives.

Es más fácil que nunca hacer música, y es más fácil que nunca ser ignorado.

Es más difícil aparecer en el radar de la gente  y mantenerte ahí.”

Lefsetz  coincide con Price en que la tecnología abarata bastante la grabación y facilita la distribución, por lo que hace énfasis en que para conseguir la suficiente atención, tu propuesta musical debe ser en realidad muy buena, lo suficiente como para que quien la escuche no quiera hacer otra cosa más que eso.  Esta afirmación es correcta, sin embargo, no sólo es importante que tu propuesta sea excelente, sino quién del público piensa lo mismo y puede ayudarte a transmitirlo a otras personas.

Es aquí en donde se aplica el concepto de “líderes de opinión” de la Teoría de los Dos Pasos de Paul F. Lazarsfeld. , quien partiendo de la idea de que el efecto de los mensajes (en este caso, la música) está limitado al contexto social del individuo, definió a los líderes de opinión como personas muy influyentes, muy implicadas y dotadas de mayores conocimientos acerca del tema. Son los que se exponen primero y en un mayor grado a los medios, para luego comunicar el mensaje al resto de los individuos (Caldeiro, 2005). En el caso de las nuevas formas de difusión de la música, esos líderes de opinión son los que tienen blogs especializados en música, páginas reconocidas del tema y estaciones de radio respetadas por el público al que está dirigida la propuesta musical.

Si el disco de un músico es recomendado por un líder de opinión en internet aunque sea con una simple mención en redes sociales, la probabilidad de que más gente lo escuche con atención aumenta. De hecho, el reporte de PwC (2012) afirma que el mercado digital se beneficiará de las redes sociales, pues es a través de ellas que se genera interés en conciertos o propuestas musicales, lo cual a su vez contribuye al aumento de descargas.

Por otro lado, para saber cómo acercarse al público y establecer una relación más cercana con ellos, que les permite difundir su música eficazmente, se tiene que tomar en cuenta el principio de la Teoría de Usos y Gratificaciones (Communication Theory, 2010) que afirma que los individuos son proactivos y utilizan los medios para satisfacer ciertas necesidades determinadas. En el caso de la música, estas necesidades son muchas veces las de evasión y la de integración social. Las personas escuchan música  generalmente porque quieren entretenerse y distraerse, pero otras veces lo hacen para poder integrarse a ciertos grupos sociales o para tener esa sensación de sociabilidad en un concierto. Como menciona Lefsetz (2012), la gente escucha lo que sus amigos escuchan. Amanda Palmer, por ejemplo, cumple muy bien con satisfacer la necesidad de integración social de sus fans, ya que tanto en sus conciertos como a través de las redes sociales, procura tener una interacción constante y un contacto cercano con ellos, lo cual le hace ganar más popularidad y apoyo a su música.

Entonces, ¿cuáles son las opciones?

Como ya se mencionó, al ser un mercado cada vez más competitivo, algunas disqueras no están dispuestas a arriesgarse a perder su dinero con nuevas o diferentes propuestas, por lo que con tal de tener la libertad de hacer lo que les gusta y de recibir de forma justa las ganancias por su propio trabajo, muchos artistas optan por independizarse de sus sellos discográficos y crear el suyo propio, como la banda española Jarabe de Palo cuando sacó su álbum ¿Y ahora qué hacemos? (Arrascaeta, 2012), u otros prefieren deshacerse de los intermediarios y acudir a sus fans para financiar su producción discográfica, tal como lo hizo Amanda Palmer.

Amanda Palmer y Kickstarter: ¿Por qué somos nosotros los medios?

Amanda Palmer, es una intérprete neoyorquina conocida mayormente por haber pertenecido al dueto de The Dresden Dolls, en donde cantaba y tocaba el piano.  Actualmente tiene una nueva banda, The Grand Theft Orchestra, con quienes realizó el álbum Theatre Is Evil y logró lo que nadie había hecho: Juntar en sólo un mes, más de un millón de dólares en Kickstarter, a través únicamente de donaciones de sus fans, para la producción de su disco y la realización de un libro y un tour (Scott, 2012).

Kickstarter es una plataforma basada en el concepto de crowdfunding, en donde artistas recolectan dinero para llevar a cabo sus proyectos a partir de donaciones, dándoles a cambio recompensas  a aquellos que cooperen en la causa. Amanda Palmer ofrecía recompensas, dependiendo de la cantidad del donativo, que iban desde una descarga del nuevo álbum por donar más de un dólar, hasta una fiesta privada en la casa del donante por haber donado de $5,000 para arriba. El 31 de mayo de este año, Amanda Palmer logró alcanzar su meta en Kickstarter con la ayuda de casi 25,000 personas que cooperaron con su dinero para hacer de un álbum que llevó cuatro años de planeación, una realidad. (G., 2012)

En  el siguiente audio Amanda habla más acerca de su experiencia con esta plataforma:

Palmer demostró con su recaudación de fondos en Kickstarter, que la gente sí está dispuesta a pagar por la música que le gusta y a apoyar a sus artistas favoritos cuando existen los medios para asegurarles que hay una conexión más directa entre ellos y los músicos. Una cercanía donde el público se siente incluido en el proceso de producción y siente que es tomado en cuenta por el creador del contenido que finalmente consumirá, creando así una relación más horizontal y recíproca que se ajusta a los intereses y necesidades de ambas partes involucradas. Es una forma diferente de producir, distribuir y difundir cultura, una dirección a la que a la industria musical le convendría voltear.

Por Mariana Barba Vega A01210220

Ligas relacionadas:

International Federation of the Phonographic Industry. (2012, Enero 23). IFPI publishes Digital Music Report 2012. Recuperado el 10 de septiembre del 2012 de: http://www.ifpi.org/content/section_resources/dmr2012.html

O’Connor, D. (2012, Junio 13). Pricewaterhouse Coopers Report Outlines Expected Music Industry…Growth? Recuperado el 10 de septiembre del 2012 de: http://www.ourstage.com/blog/2012/6/13/pricewaterhouse-coopers-report-outlines-expected-music-industry-growth

Artist House Music. (2005). Chris Blackwell on the State of the Music Industry Today. Recuperado el 10 de septiembre del 2012 de: http://www.artistshousemusic.org/videos/chris+blackwell+on+the+state+of+the+music+industry+today

140Talks. (2011, Diciembre 23). #140conf Tel Aviv 2011: Panel, “Spotlight on: Artists and Social Media – Crowdsourcing”. [Video]. Recuperado el 10 de septiembre del 2012 de: http://www.youtube.com/watch?v=ujmLoikkCHI

Grau, C. (2012, Agosto 30). Bandeed: La nueva propuesta en la industria musical. Recuperado el 10 de septiembre del 2012 de: http://www.crazyminds.es/2012/08/30/bandeed-la-nueva-propuesta-en-la-industria-musical/

Referencias:

Arrascaeta, G. (2012, Abril 17). “Hay españoles que son un esperpento”. Recuperado el 10 de septiembre del 2012 de: http://vos.lavoz.com.ar/pop/rock/hay-espanoles-que-son-esperpento

Caldeiro, G. P. (2005). Teorías de los efectos en las audiencias. Recuperado el 10 de septiembre del 2012 de: http://comunicacion.idoneos.com/index.php/337570

Communication Theory. (2010). Uses and gratifications theory. Recuperado el 10 de septiembre del 2012 de:  http://communicationtheory.org/uses-and-gratification-theory/

G.F. (2012, Junio 5). Busking for millions. Recuperado el 10 de septiembre del 2012 de: http://www.economist.com/blogs/babbage/2012/06/crowdfunding-music

International Federation of the Phonographic Industry. (2012, Enero 23). Digital Music Report 2012. Recuperado el 10 de septiembre del 2012 de: http://www.ifpi.org/content/library/DMR2012.pdf

Lefsetz, B. (2012, Agosto 24). Reality. Recuperado el 10 de septiembre del 2012 de: http://lefsetz.com/wordpress/index.php/archives/2012/08/24/reality-3/

Ndlovu, A. (2012, Septiembre 11). Music industry hits a sour note. Recuperado el 12 de septiembre del 2012 de: http://www.timeslive.co.za/thetimes/2012/09/11/music-industry-hits-a-sour-note

Price, J. (2010, Octubre 14). The State of The Music Industry & the Delegitimization of Artists. Recuperado el 10 de septiembre del 2012 de:  http://blog.tunecore.com/2010/10/music-purchases-and-net-revenue-for-artists-are-up-gross-revenue-for-labels-is-down.html

PricewaterhouseCoopers. (2012). Music. Recuperado el 10 de septiembre del 2012 de: http://www.pwc.com/gx/en/global-entertainment-media-outlook/segment-insights/music.jhtml

Scott, D.M. (2012, Mayo 2). We are the media: Amanda Palmer and the future of your business.  Recuperado el 10 de septiembre del 2012 de:  http://www.webinknow.com/2012/05/we-are-the-media-amanda-palmer-and-the-future-of-your-business.html