¿Un Disney Feminista?

Posted on 13 septiembre 2012 por



Mucho se ha dicho sobre las películas de princesas de Disney, sobre todo en cómo éstas se encargan de persuadir y manipular el pensamiento y/o comportamiento de las niñas desde muy pequeñas, creándoles un estereotipo de mujer que va muy por encima de la realidad pero que, sorprendentemente, ha funcionado como estrategia para lograr llamar la atención de su audiencia, y aún más, para retenerla. Mujeres bonitas, príncipes de ensueño, castillos, finales felices, animales amigables, entre otras, son las principales “piezas” que construyen el concepto de una “Princesa Disney”. Es aquí donde surge la pregunta: ¿Es o no Walt Disney una compañía feminista?

Desde la aparición de su primer película de princesas, Blanca Nieves y los Siete Enanitos en 1937, hasta la más reciente titulada Valiente, en 2012, las obras de la compañía Walt Disney han sido objeto de estudios y críticas en cuanto al feminismo se refiere. En es época, Disney representaba a las mujeres de dos formas: buenas y bonitas; malas y feas. Las princesas, por supuesto, están reflejadas en muchachas jóvenes, bonitas, alegres y divertidas (personaje bueno), mientras que por el otro lado las brujas están reflejadas en señoras adultas, enojonas, feas y arrogantes.

En el libro Good Girls & Wicked Witches (2006), el autor apoya la idea de que las princesas se ​​proyectan como seres humanos débiles, muy amables, respetuosas y pasivas, que siempre necesitan ser rescatada por un príncipe encantador. Davis explica cómo estas características y elementos que conforman a una “princesa” pueden llegar a convertirse en ideales para las niñas de entre 3 y 10 años que son víctimas de este bombardeo audiovisual y cognitivo.

Lo anterior va de la mano con la teoría de la bala mágica o teoría de la aguja hipotérmica, en la que se nos dice que los mensajes producidos por cualquier medio de comunicación deben ser captados por la audiencia de manera uniforme, dando como resultado reacciones producidas por estímulos. En otras palabras, esta teoría se refiere a que el individuo que haya captado la información del mensaje correctamente, debe tener reacciones como emociones, anhelos, urgencias interiores, entre otras. Si asociamos la teoría antes mencionada con lo que Disney refleja en sus películas, podemos notar que efectivamente el mensaje que transmite está siendo bien recibido por su audiencia pues las niñas quieren convertirse en princesas y vivir como tales.

La construcción del cuerpo de las mujeres en la animación de Disney se puede dividir, por así decirlo, en tres elementos: el cuerpo de una princesa, el de una bruja, y por último del hada madrina. Por alguna razón, la princesa siempre sale cantando,  tiene una hermosa piel, su cabello y ojos son bonitos, es de complexión delgada y aunque no parezca así, es un poco torpe. La bruja se presenta como una mujer amargada, enojona, arrogante, lista, odiosa y a pesar de que siempre trata de deshacerse de la princesa, nunca lo consigue. Por último, el hada madrina está diseñada como una persona en muchas ocasiones con gafas, sabía y divertida.

Haciendo referencia a lo anterior, en este video Disney nos muestra la típica vida de una princesa cuyo tiempo se ve “desperdiciado” en barrer, limpiar, y esperar a que su príncipe azul llegue a rescatarlas de ese horrible mundo en el que viven. Sin embargo, muchas de ellas por sí mismas no hacen nada para salir de esa situación, al contrario, son dependientes del hombre y lo único que esperan es vivir felices por siempre.

En otro libro titulado Understanding Disney (2001), su autor Wasko nos habla sobre las técnicas utilizadas por Disney para persuadir a la gente de consumir sus productos, tales como películas, programas de televisión, juguetes y ropa. También nos dice que se ha encontrado que el 57 por ciento de los personajes de Disney está representado por hombres, y sólo el 21 por ciento está representado por personajes femeninos. Con esto podemos inferir que existe una verdadera lucha más que notoria entre el matriarcado y el patriarcado en las películas de Disney.

Una de las siete claves del éxito de Disney, según Tom Connellan, es el conjunto de mensajes subliminales que aparecen detrás de cada escena. A través de estos bombardeos, las chicas están siendo manipuladas inconscientemente. Estos mensajes se repiten millones de veces durante toda la película y es así es como las niñas crean una idea en su mente y tratan de alcanzar ese  “sueño” que, a pesar de ser imposible, no dejan ir tan fácilmente. Cada película de Disney tiene un mensaje de “causa y efecto”, lo que significa que las niñas piensan que si son hermosas, delgadas y de piel clara como las princesas de Disney, van a casarse con un hombre guapo y vivirán felices para siempre.

Muchos creen que las historias que cuenta Disney en sus filmes son originales pero no es así, Disney ha cambiado la mayoría de las historias para su beneficio. Un ejemplo claro de esto es la historia de Cenicienta. En el cuento original, Cenicienta se presenta como una niña obediente, trabajadora y responsable, pero en ningún momento se menciona que ella es hermosa. El príncipe se enamora de ella por ser una mujer honesta, pero no por su belleza. En la película de Disney, el príncipe se enamora de ella porque es muy bonita. Y aquí surgen otra preguntas importantes que nos ayudan a reflexionar sobre la información que están recibiendo las niñas y si es con esa mentalidad con la que quieren crecer: ¿qué pasará cuando esa belleza se extinga?, Cuando la princesa ​​envejezca, ¿el príncipe la seguirá queriendo igual? Probablemente la respuesta sea no, pues Disney se basa mucho en lo superficial, se basa en cosas que tarde o temprano desaparecen aunque la compañía nos trate de convencer de que no será así.

Por otro lado, en estas películas se hace una comparación entre las actividades que el hombre realiza y las actividades que hace una mujer. Pero, ¿se imaginan qué pasaría si en vez de ser el príncipe quien lleve la espada y mata al dragón, sea la princesa? Tal vez varios años atrás la respuesta hubiera sido que la princesa se volvió loca, pues lo único que hace una princesa es usar bonitos vestidos y esperar hasta que el príncipe la rescate, ya que en esas épocas las princesas simplemente reforzaban los estereotipos patriarcales, la pasividad y el desenganche de las acciones que les rodean, y no cumpliría otra función más que la de decorar y atender los deseos de los hombres.  Pero en los últimos años, Disney ha ido cambiando su estrategia para adoptarse a los nuevos tiempos y así poder seguir llegando a su audiencia, aunque esta vez lo hace con un mensaje diferente, y parece que  por fin lo hacen de una manera justa y equitativa, dejando un poco atrás el machismo y feminismo que antes utilizaban.

En las últimas películas que Disney ha producido, siguen existiendo las princesas, pero ahora son presentadas como fuertes, valientes, atrevidas, y luchan por su patria, ya no son débiles como lo fueron en el pasado. Ejemplos como Pocahontas, Mulán, Valiente, La Princesa y el Sapo, y Encantada, muestran a la mujer de una manera totalmente diferente a lo que era antes.

Finalmente, y como conclusión, podemos darnos cuenta que Disney está dando un giro importante en el contenido de sus películas, pues finalmente está reflejando, aunque poco a poco, lo que está ocurriendo en la sociedad. Está dando un nuevo mensaje a su audiencia que ya no se centra únicamente en lo superficial ni lo fantasioso con respecto al papel de la mujer, sino que realmente está proyectando lo que ocurre en el mundo actual.

Referencias:

ABC: Igualdad Tacha de <<sexistas>> los Cuentos Clásicos de Disney. (2010). Recuperado el 5 de Septiembre de 2012, de: http://www.abc.es/20100408/sociedad-/igualdad-guia-201004081205.html

 “Cheryn Tan”. (2009). Suite 101: Disney Princesses and Feminism. Recuperado el 5 de Septiembre de 2012, de: http://www.suite101.com/content/disney-princesses-and-feminism-                 a118174

“Shawna”. (2010). Guidespot: Disney Princesses from a Feminist Perspective. Recuperado el 5 de Septiembre de 2012, de: http://www.guidespot.com/guides/disney_princesses_feminist_perspective

“Ureh Loka”. (2007). Bibliotecas Virtuales: Mujeres de Cuento. Recuperado el 5 de Septiembre de 2012, de: http://portal.bibliotecasvirtuales.com/foros/mujeres-de-cuento22

“Viendoteens”. (2009). Genreaccion: Las Princesas se Ponen a Trabajar; El Feminismo     Llegó a Disney. Recuperado el 5 de Septiembre de 2012, de: http://www.generaccion.com/      usuarios/9197/princesas-se-ponen-trabajar-feminismo-llego-disney

Bell, E., Haas, L. & Sells, L. (1995). From Mouse to Mermaid: The Politics of Film,    Gender and Culture. Bloomington, IN, USA: Indiana University Press.

Conellan, T. (1996). Behind the Scenes. In B, Press & J.C., Jolly (Eds),  Seven Keys to Disney´s Success. (pp. 91-104). Mexico City: Panorama.

Davis, A. M. (2006). Good Girls & Wicked Witches: Women in Disney´s Feature           Animation. Eastleigh, UK: John Libbey Publishing.

Luna, C. (2005). Shvoong: Construcción del Ser Femenino – Lecturas Feministas de la      Heroína de Disney. Recuperado el 5 de Septiembre de 2012, de: http://es.shvoong.com/             books/26306-construcci%C3%B3n-del-ser-femenino-lecturas/

MacNevin, S. Feminist Truths: Disney Princesses, Capitalism and Feminism.         Recuperado el 5 de Septiembre de 2012, de:  http://feministtruths.blogspot.com/2008/11/          disney-princesses-capitalism-and.html