Internet, Ciberespacio, Ciberpunk

Posted on 12 septiembre 2012 por



“Si los poetas son los legisladores secretos del mundo, los escritores de ciencia ficción son los bufones de la corte. […] Podemos jugar con grandes ideas porque los exagerados disfraces de nuestros orígenes ‘pulp’ nos hacen parecer inofensivos”
(Sterling,2002)

El Internet ha redefinido a los seres del siglo XXI. Los ha vuelto más conscientes de su entorno (tanto global como local), le ha dado voz a las masas y ha abierto nuevos espacios de entretenimiento. Para bien o para mal, el Internet continuara creciendo y acercándose a las masas.

Pero, detengámonos un momento. Para poder hablar de la revolución digital, es necesario conocer la historia de dicho movimiento, su visión sobre el mundo y sobre sí mismo.

El Internet como concepto, surge de la ciencia ficción. La primera vez en la historia que se menciona un conjunto de máquinas intercomunicadas unas con otras surge de una historia corta, escrita por Murray Leinster en 1946, de nombre “Una lógica llamada Joe”.

Fue en la década de los 60 cuando el gobierno estadounidense sienta las bases para la creación del Internet. No es sino hasta mediados de los 90 que el gobierno estadounidense vende los derechos por esta red de computadoras intercomunicadas, y es comercializada por terceros para llegar hoy en día a lo que conocemos como internet.

Sin embargo nuestro punto de interés no es ninguna de estas fechas, sino que se encuentra en el centro, a finales de los 70 y principios de los 80, donde un grupo de jóvenes escritores, obsesionados con la idea de una “red de redes” sentarían las bases ideológicas por las cual se rige el uso de Internet. Dichos autores son parte de un movimiento llamado Ciberpunk.

El nombre surge del título de una historia corta de Bruce Bethke. Se cuenta la historia de un grupo de adolescentes que crecieron con y en la Red. A diferencia de sus padres, que solo consumen, ellos pueden crear, modificar y reescribir la información de la red.

Los protagonistas del género suelen ser adolescentes o adultos jóvenes, pertenecen a las clases bajas de la sociedad pero están obsesionados con la tecnología y las posibilidades de salir del “basurero” en el que se encuentran, siendo la red su única posibilidad de éxito.

Lo que nos lleva a nuestro siguiente punto, la red. Pronto llamada ciberespacio. Un lugar eléctrico, intangible, descrito como: “Una alucinación consensual experimentada diariamente por billones de legítimos operadores, en todas las naciones […]” (Gibson, 1984)

El ciberespacio es como una droga para varios de los personajes. Pasan horas de sus vidas conectados a la red, buscando o modificando la información. El ciberespacio es lo que define al mundo, de ahí que busquen estar siempre en él.

El ciberpunk se manifiesta como un bicho raro, un liberal en una sociedad conservadora. Por eso busca generar un cambio en el sistema; un sistema corrupto, basado en principios que ya no son válidos. Para ellos, la información es poder.

“¡Unidos! Luchemos por nuestros derechos.
Somos las mentes electrónicas, un grupo de rebeldes de pensamientos libres. Ciberpunks.
Vivimos en el Ciberespacio, estamos en todos lugares, no tenemos límites.”
(Kirtchev, 1997)

¿Suena familiar? No es coincidencia que varios de los movimientos civiles de los últimos años se hayan dado o desarrollado en Internet. La revolución egipcia, el #yosoy132 y occupy wallstreet son claros ejemplos de la filosofía del movimiento. Los 3 buscaban generar un cambio en el sistema político/económico de sus países de origen, y tuvieron un impacto real.

Si bien, aún no llegamos a los extremos que se describen en el género, podemos notar una tendencia hacia la digitalización y accesibilidad de la información. Por sucesos como estos puedo afirmar que la naturaleza del Internet es descentralizada, se basa en relaciones laterales entre los usuarios para la generación de contenidos.

Aquí es donde entra la fuerza que une al mundo Ciberpunk, las corporaciones. Descritas como entes con más poder que los gobiernos, su poder se expande por todo el globo. Son ellas quienes producen todo el equipo tecnológico de su mundo y compiten en estándares similares a los de la guerra fría. Nadie puede escapar de ellas.

¿Recuerdan el documental ‘The Corporation’? La esencia del movimiento ocuppy wallstreet es combatir la antidemocracia producida por la preferencia gubernamental de apoyar a las corporaciones en vez de a los individuos y sociedades.

Pero así como en el Ciberpunk, no nos podemos separar de la tecnología. De nuevo, el contenido de Internet se da en relación a los usuarios de este. Sin embargo, está regulado en gran parte por un pequeño número de corporaciones.

Resulta irónico ver como se busca combatir a los grandes medios de comunicación (#yosoy132), mediante el uso de los gigantes corporativos del Internet. Google por ejemplo, es el equivalente a televisa del Internet; sabe lo que buscas, pondera los resultados en relación a intereses económicos, cuenta con servicio de correo, chat y redes sociales. No podemos olvidarnos de los distribuidores de Internet, que si bien han ido aumentando en número en los últimos años, en el caso de México el mayorista sigue siendo Telmex/Telcel.

Otro ejemplo es el nuevo culto a Steve Jobs y Apple, que han adquirido bastante popularidad en los últimos años. Apple ha sido acusado de pésimas políticas ambientales, sobreexplotación laboral, y elitismo comercial.
Y es así como fue definida la revolución digital. La dependencia de la tecnología, el sueño de una total libertad de expresión, una herramienta para combatir al sistema, el poder de las corporaciones. Todo surge de un grupo de jóvenes soñadores de los años 80.

La ciencia ficción, sin duda alguna, es un género que permea nuestra visión del mundo en que nos rodea. Tal es así que el Ciberpunk ha sentado las bases para nuestra sociedad contemporánea. Si bien, las cosas todavía no están tan mal como las describen sus autores, funcionan como un punto de referencia para analizar los sucesos actuales. Internet es el mejor ejemplo de esto, pero pronto, así como el Ciberpunk, quedara en el olvido.

“Ciberpunk’s not dead”

Para saber más.
The Cyberpunk Project
Cyberpunk review

Lecturas para comenzar

Cyberpunk de Bruce Berthke
Neuromante y Burning Chrome de William Gibson

Ciberpunk en el cine

-Blade Runner
-12 Monos
-The Matrix

Referencias

Anonymus. (1996). The cyberpunk project. Fecha de consulta: 11 de septiembre del 2012. http://project.cyberpunk.ru/
Asamblea InterUniversitaria 132. (2012) #yosoy132. Fecha de consulta: 12 de septiembre del 2012. http://yosoy132.mx/

Canalley, Kraig (30 de enero del 2011) Egypt Revolution 2011: A Complete Guide To The Unrest. Fecha de consulta: 12 de septiembre del 2012. http://www.huffingtonpost.com/2011/01/30/egypt-revolution-2011_n_816026.html

Dailey, Kate. (2011) The cult of Steve Jobs. Fecha de consulta: 11 de septiembre del 2012. http://www.bbc.co.uk/news/magazine-15194365

De la Garza, Gustavo (15 de diciembre del 2009) Por qué Telmex sí es un monopolio. Fecha de consulta: 12 de septiembre del 2012. http://revistafortuna.com.mx/contenido/2009/12/15/por-que-telmex-si-es-un-monopolio/

Gibson, W. (1984). Neuromancer. New York: Ace Science Fiction.

Harr, David (agosto 2003) A Brief History of NSF and the Internet. Fecha de consulta: 12 de septiembre del 2012. http://www.nsf.gov/od/lpa/news/03/fsnsf_internet.htm

Helft, Miguel (2 de febrero del 2010) Critics Say Google Invades Privacy With New Service. Fecha de consulta: 12 de septiembre del 2012 http://www.nytimes.com/2010/02/13/technology/internet/13google.html?_r=0

Kirtchev, Christian As. (1997) Un Manifiesto Cyberpunk. En Anonymus (Ed.), The Cyberpunk Project. Fecha de consulta:
11 de septiembre del 2012. http://project.cyberpunk.ru/idb/manifesto_es.html

Sterling, B. (1986). Preface. En W. Gibson (Ed.), Burning ChromeNew York : Harper Voyager.

Various Radicals. (2011) About. Fecha de consulta: 11 de septiembre del 2012. http://occupywallst.org/about/