La razón del Otaku.

Posted on 9 septiembre 2012 por



Resumen: Un vistazo al fenómeno del anime y del manga desde la perspectiva de la comunicación y los medios.

Antes que nada tenemos que dejar bien en claro que es Otaku. Un Otaku es una persona fanática del anime y/o manga. Anime son las animaciones japonesas. Manga es el equivalente de historietas japonesas.
A partir de aquí la cosa se vuelve interesante. Hay muchas, muchísimas formas de clasificar el anime y el manga por contenido, temporada, estilo de animación, duración del episodio, estudio, historia, origen, nacionalidad, publico al cual esta dirigido, etc… Pero aquí lo importante no es clasificar los diferentes largos de los pelos del gato. Lo que mas nos interesa aquí es su impacto y el por que lo han tenido.
Si bien todos sabemos que las caricaturas japonesas son el chile y el sazón de lo que nosotros conocemos como la Asia tecnológica, no todos recordamos lo extrañas que nos parecían cuando empezaron a abrirse mercado en el campo mediático y por que tuvieron tanto éxito.
Para empezar a explicar todo, tenemos que fijarnos en el formato: Lo primero que un otaku en formación ve es una serie televisiva, de seguro comprada por alguna cadena nacional barata. Me refiero a algo así como Caballeros del Zodiaco, Yugi-Oh, Macross Zero, Pokemon, Ranma 1/2… O tal vez Mikami, Doraemon, Candy Candy, Sandy Bell, Sakura Card Captors, Dragon Ball, Samurai X, Digimon, Ultraman, Señorita Cometa, AstroBoy, Heidi, Remy, etc. En fin, si veías las de niñas llorabas y si veías las de los niños te ponías a jugar al kamehameha en el recreo.
El formato nos da punto de entrada al tema: los episodios siempre son diferentes, a veces secuenciales, siempre cambian. Un episodio era un evento que no sabíamos si lo volveríamos a presenciar, como un evento de magia que se realizaba solo una vez y la segunda nos costaría la trama y la sorpresa. Es por eso que corríamos a llegar a casa rápido después de clases para alcanzar el nuevo episodio de Pokemon o Sandy Bell. Si decir mas, el drama nos ataba a la trama, y esto es una clara muestra de la sociedad que creamos para seguir viviendo sin crecer: no se quiere algo que suceda cada pasar de pagina o episodio, necesitamos siempre lo inconstante dentro de lo constante… E incluso no despreciamos que esa constancia básica del horario televisado se cambie o modifique para dar paso a nuevas experiencias como por ejemplo la inauguración de las olimpiadas en Sídney.
Aquí en este ambiente como en el social no se requiere perdurar. Como mundo social queremos avanzar y ver el final de una serie de la que tal vez perdamos el hilo, pero que mas da! Ese drama es real por que lo vivimos en esa media hora diaria y, además, está ahí. Se nos presenta frente a nuestras pequeñas mentes infantiles en forma de caricaturas y, además ¡nos las dejan ver! Aunque sea solamente por tratarse de representaciones de lo real y no la “cosa” real (para no decir caricaturas)… Y al final muere: se termina la serie y buscamos otra.
Y eso es sencillo por que ahora están tan lejos que lo único que tenemos que hacer es buscar en google “fansub” seguido del lenguaje.
Ahora explico qué es un fansub. Un fansub es un grupo de personas, en su mayoría otakus también, que se dedican a poner a toda la otakada al corriente de sus géneros, directores o estudios favoritos. Usualmente las bajan de internet o las consiguen como grabaciones digitales directamente desde Tokio TV o del estudio en cuestión. Luego, realizan una traducción de ese anime y le ponen subtítulos, la formatean en un formato mas o menos estándar y las cuelgan en la hermosa nube del internet con libre acceso, para chismear libremente. Esto me supone una existencia estilo inception donde se vive una historia dentro de otra historia que a su vez puede contener otras varias historias.
Por ejemplo: la historia desarrollándose en la animación es contenida por la pagina principal que también tiene su historia y esta pagina web es un complemento de la historia de la vida personal del otaku que realiza el fansub, y este otaku que realiza el fansub es al igual una parte pequeña en cuestión de la historia de las personas que hacen las animaciones. Esto es como un circulo retroalimentado por un consumismo donde la base económica del entretenimiento se vale de los parámetros de la superestructura para, además de mantenerse con una vida estable, innova alrededor del soñar en un sueño. ¿Inception?
Pero aquí tampoco se acaba esto: esta forma de entretenimiento ocioso, digno de fanatismo y estudio también es un medio explotable donde se puede valer e cualquier corriente filosófica o de pensamiento para realizar una trama. Lo que quiero explicar es que un audiovisual de estos es algo así como un estudio filosófico representado en una forma digerible para un publico especifico. Este es el caso de la película Paprika o de la serie Death Note.
En la película Paprika se conoce lo que es el antecesor del concepto principal de la película Inception: un sueño mezclado con una realidad alternativa donde la barrera entre la realidad y la fantasía esta olvidada y pende al hilo del olvido hasta que la trama deja al espectador la decisión del valor que le da a la realidad de la película. La serie Death Note también es ambivalente. Representa la lucha entre dos justicias presentando dos perspectivas diferentes de lo que es correcto y lo que no, pero que para ponerle un fin digerible gana el establecido como el bueno, privando al mundo de una justicia que se saborea como verdadera.
La trama principal de Paprika es la ciencia de los sueños. La trama principal de Death Note es la “justicia de los dioses”. Ambos conceptos postmodernos que, aun siendo trascendentales sí provocan el efecto de “mind blow” ( fenómeno que explica levemente la explosión cerebral que se provoca al tratar de averiguar si es primero la gallina o el huevo). Ambas producciones contaron con una mediana inversión principal y dejaron una cantidad de ganancias exponenciales, al mismo tiempo que redefinieron corrientes de pensamiento que incluso en Hollywood han tenido un alcance muy fuerte.

Otro gran fenómeno, que tal vez el fenómeno madre de la buena fama de esta corriente intelectualoide es la serie-leyenda NGE (Neo Genesis Evangelion). Esta serie gira en torno a robots, problemas de personalidad del personaje principal y simbolismo ocultista. Se caracteriza el alcance de sus tres episodios finales sorprenden al espectador de una manera desmedida, sea éste de la edad q sea. Esta serie leyenda también es uno de los pilares conceptuales mas grandes del anime alrededor del mundo. En los tres episodios finales se trata la existencia individual desde una perspectiva total y completamente intelectual y ontológica, descubriendo no solamente al ser humano si no que también define el concepto de mundo y de vida desde una perspectiva tan compleja, humana y entendible que la comprensión de su contenido no esta limitada a un solo rango de publico en particular. A continuación dejo el link del ultimo episodio de Evangelion.
NGE episodio final
Y es que con este episodio Hideaki Ano y el estudio Gainax se gana la seguridad económica de su futuro y fama. No necesitaron mas, y de verdad lo tenían en claro cuando no trataron de replicar el éxito y la fama del original mas que sacando complementos que aseguren y solidifiquen la teorías ontológicas y existenciales expuestas tan rudamente-sutiles dentro de la comodidad de una trama flexible como es la historia de desgracia de Shinji.
Otro dato curioso es el siguiente: Shinji, el nombre del protagonista, significa esperanza. Rei, el nombre de la coprotagonista, significa cero.

Todas estas series están mezcladas con una simbología y un léxico que te impide descubrirlas en su totalidad desde un simple vistazo, se necesita acudir a la reflexión y observar con detenimiento para que detalles como el nombre de Sakura (citando a las chicas CLAMP) te resuene a la flor de cerezo que nace y muere cada año frente a la torre de Tokio… Un lugar q los otakus despreciaríamos si lo viéramos real pero que, en ese mundo inconexo y tan subjetivo abrazamos pintando del color de la sangre o de la magia, al mismo tiempo que lo dibujamos en nuestras mentes… algo muy parecido al fenómeno de los memes donde se ve una trollface en vez de un cabron que te está molestando solamente por entretenerse.

Entre las principales obras que fortalecen esta cultura otaku se encuentran también las películas infantiles dirigidas por Hayao Miyasaki. La más conocida es el Viaje de Chihiro, pero también son dignas de renombre El Increíble Castillo Vagabundo, Princesa Mononoke y Mi Vecino Totoro. Su fama y renombre de este director es tan grande que muchos se atreven a llamarlo “el walt disney asiático”. Esto es por que presenta sueños fantaseosos que ayudan a revivir la infancia hasta del adulto más amargado.

En conclusión puedo decir que el mercado del anime y manga van en crecimiento y cada vez es más y más retroalimentada por el resto del mundo que le busca, admira e incluso organiza exposiciones y conferencias donde adolescentes perdidos se disfrazan de sus caricaturas favoritas rememorando y honorando las fantasías perdidas de autores auténticos que no necesitaron más de un par de oídos para compartir sus sueños.

Bibliografía y referencias:
Sadamoto, Y. (2007). Neon genesis evangelion. San Francisco, CA: Viz Communications. Save to EasyBib

Bauman, Z., & Ochoa, D. M. (2007). Arte, ¿líquido? Madrid: Sequitur. Save to EasyBib

Pelletier, C. J., & Baricordi, A. (2000). Anime: A guide to Japanese animation, 1958-1988. Montréal: Protoculture. Save to EasyBib