Y tú ¿De dónde la bajas?

Posted on 11 febrero 2010 por



La constante búsqueda del ser humano por encontrar nuevos ritmos, sonidos y nuevas experiencias musicales ha llevado a la necesidad de crear nuevas formas de distribución del precioso elemento artístico que es la música. En estos tiempos líquidos, el mundo gira a una velocidad impensable. La red virtual se ha convertido en el gran contenedor de información mundial, por lo que no es difícil descargar cualquier tipo de archivo en cualquier momento, algunos legales y muchos otros ilegales. La música no está exenta de esto, y como ejemplo está la piratería cibernética. Según el periódico El Universal, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Productores de Fonogramas y Videogramas, en el año 2007, se descargaron más de 2 mil 620 millones de canciones de manera ilegal a través de internet. Las empresas han entendido que no pueden lidiar contra los miles de usuarios que no están dispuestos a pagar por un CD cuando sólo les interesa un sencillo. ¿Qué alternativas tenemos los deseosos de obtener nueva música en la web? ¿Cuáles son las características de los programas de descargas legales e ilegales?

¿Descargas ilegales? ¿Existen?

Actualmente, es bastante fácil descargar sistemas para bajar archivos de forma ilegal; sin embargo, los más comunes son los P2P. Los sistemas P2P se utilizan actualmente para descargar música, videos e imágenes gratis en internet. Utilizan la red P2P, de ahí su nombre. Funcionan mediante el intercambio de información entre los peers (usuarios), el cual se basa en un sistema de búsqueda en todo el mudo donde el sistema trata de encontrar en toda la red las mejores opciones del archivo que uno trata de bajar a su computadora. Cada computadora conectada actúa como servidor y la suma de todos estos es la capacidad del sistema para bajar información. De hecho, aunque no estés bajando algún archivo, el sistema utiliza tu computadora para sus propósitos y puede que ésta funcione de forma más lenta. Estos sistemas propician la globalización musical al adquirir canciones que se encuentran en lugares específicos del mundo, de esta manera nos permite conocer música de diferentes culturas.
Esta red apareció a finales de los años setenta. Era utilizada en muchas universidades en los Estados Unidos para el intercambio de información entre los estudiantes; pero en 1999 a un par de estudiantes, Shawn Fanning y Sean Parker, se les ocurrió que podían utilizar esta red para el intercambio de archivos musicales, creando un programa llamado Napster, el cual hizo que se volviera masiva la descarga de archivos musicales en internet. Es así como hemos llegado a esta época donde los programas P2P más populares en el mundo son:

Ares Galaxy: En Ares se pueden publicar fácilmente los archivos personales a través de una red peer to peer. Como miembro de una comunidad virtual, se pueden buscar y descargar todos los archivos compartidos por otros usuarios. Las últimas versiones de Ares ya soportan protocolos BitTorrent y estaciones de radio en el sistema. Otras funciones de Ares es unirse a salas de chat, conocer amigos y conducir tu propio canal.


LimeWire: LimeWire se ha convertido en el programa P2P más popular en la cual más de 70 millones de usuarios comparten y descargan música. Aproximadamente se descargan cientos de miles canciones por día utilizando políticas en conjunto para evitar todo tipo de spyware o virus.


Descargas legales: ¿Qué es eso?

Después de muchos años de poder bajar música de forma ilegal, la gente se pregunta ¿por qué pagar por algo que por tanto tiempo ha sido gratis? Son raros los casos que deciden seguir la filosofía “go legal” aún por el puro hecho de que la mayoría de las veces el archivo descargado es de mucha mejor calidad y fidelidad. Existen varios programas que permiten la descarga legal de archivos que poco a poco se hacen de más mercado en la net. Las descargas legales permiten a los autores, distribuidores y artistas sus correspondientes retribuciones económicas

Uno de estos programas, es iTunes Store, la cual es una tienda de medios digitales, que arrancó con la venta de música legal vía Internet en el año de 2003 siendo operada por la empresa Apple. iTunes se ha convertido, incluso en México desde su inmersión al mercado el 3 de Agosto de 2009, en el gigante de las descargas legales a nivel mundial. Además de ofrecer literalmente una infinidad de artistas, canciones y álbumes, iTunes Store México también ofrece cantidades enormes de aplicaciones, podcasts, videos musicales, iBooks y en un futuro no muy lejano comenzará en nuestro país la venta de películas digitalmente. iTunes Store México es la primera tienda iTunes en Latinoamérica. Para realizar compras en la tienda en línea, los cargos se pueden realizar a través de tarjetas de crédito previamente registradas por los usuarios o bien, comprando tarjetas de regalo en establecimientos donde se vendan los productos de la marca Apple. El precio de las tarjetas es de $200, $300 y $600, las cuales darán el mismo crédito que el valor de la misma.

En iTunes México, el precio de las canciones individualmente es de $12 pesos, de lo que dependerá el precio final de cada disco. Los videos musicales cuestan $24 pesos.


Otra tienda en línea es Tarabú; donde se puede descargar archivos de música y videos dirigida por grupo Televisa. La idea de Tarabú es un concepto muy similar a iTunes Store. Además de ser una tienda musical por internet, Tarabú cuenta con un software para reproducir los archivos multimedia adquiridos llamado Esmás Player.
Al ser de grupo Televisa, además de música, videos y podcasts, se pueden comprar capítulos de telenovelas, películas, series y documentales. Por otro lado, la página web de Tarabú incluye noticias, listas sugeridas y lo más escuchado en cada género musical.

Registrarse para usar Tarabú es gratuito y se puede hacer de forma muy sencilla. Sólo debes descargar el Esmas Player y registrar tus datos para poder empezar comprar música o cualquier otro archivo que se encuentre en la página http://store.tarabu.com/ltv/playerHome.php.

EL slogan de Tarabú es ¿y tú estás o no estás Tarabú? e intenta captar al mercado mexicano con promocionales de artistas diciendo “ellos están Tarabú” y que su música se puede descargar del sitio.

Al mismo tiempo, existen otras alternativas como son las páginas www.we7.com y www.spotify.com, donde se pueden escuchar millones de canciones de forma gratuita, sin descargarlas. Es una de las últimas tendencias en la rama de la legalidad.

¿Y qué se está haciendo al respecto?

Las empresas han tomado medidas con respecto a la piratería, impulsando una campaña anti pirata. Según The Wall Street Journal hoy en día los estudiantes universitarios de Estados Unidos son el foco de la campaña anti pirata; ya que, reportan el índice de 1.000 millones de canciones online de forma ilegal mensualmente. Los adolescentes americanos representan el 18% de mercado total de la música digital, seguido por Japón con el 11%, Italia 9% y Reino Unido con el 8%. Peggy,2010. http://online.wsj.com/article/SB125104295283151913.html.

Las campañas anti piratas han tratado de convencer a los consumidores que no compren falsificaciones, vinculando la piratería con el crimen organizado, pero esto no ha resultado. Con el fin de mejorar los resultados de las campañas anti piratería, se encuestó a algunas potencias mundiales como China, Brasil, Estados Unidos, India y Rusia. La encuesta se basó en cinco características evaluadas por los consumidores y las razones del consumo pirata: Calidad y Desempeño, Costo, Opinión, ética y Facilidad.
Los resultados de esta investigación dieron a conocer que la gente consumía productos ilegales siempre y cuando se crea que el producto será igual de bueno que el original, conforme a la calidad y desempeño. Los consumidores consideran que el costo es demasiado caro para su disponibilidad económica en productos originales. Las empresas consideran que deben crear conciencia en los consumidores; ya que estos no toman en cuenta que al comprar un producto pirata cometen un acto ilegal o inmoral. Por otro lado, hoy en día la piratería se encuentra en todos lados y es muy fácil conseguirla. Por lo que los consumidores no llegan a identificarse con las empresas productoras al no compartir ideología.
Las compañías han tomado medidas ante esto, bombardeando a los consumidores con la información de la mala calidad del producto ilegal.

Marcar nuevas tendencias para la política de la música en Internet parece ser más fácil de lo que realmente es, y por lo tanto se ha convertido en un reto, el cual muy pocos han logrado superar. Es uno el caso del grupo americano The Black Eyed Peas que tuvo con su reciente disco “The E.N.D” que, tal como el nombre de su álbum lo indica, no es precisamente el final, sino las siglas en inglés que significa “The Energy Never Dies” (la energía nunca muere). Nos atreveríamos a interpretar el nombre por la misma tendencia que este grupo ha marcado con esta nueva forma de comercializar su música… lo explicamos: The Black Eyed Peas ha creado un nuevo concepto en el cual invitan al público a interactuar con ellos de forma tal que la energía de su música no se va a destruir, sino que se va a transmitir. Tiempo antes de sacar su disco, en la página de Internet http://www.dipdive.com subieron todas sus canciones en orden de enseñárselas al público e incitarles a comprarlo, pero he aquí la diferencia, se lanzaron varias competencias en las cuales invitaron al público a descargar la música gratis, con ciertas políticas, reglas y, en ciertos momentos, para que la gente pudiera modificar las canciones originales, regresarlas a la página y las mejores versiones se quedarían para comercializarlas, así también como darles premios a los autores para que viajaran con la banda en sus giras. Esto permitió que se diera la oportunidad al público a que también formara parte de la producción del álbum. Mientras que los concursos permanecían cerrados, la música sólo podía ser escuchada más no descargada. La idea era que la gente interactuara de manera más directa y que participara en la realización de las canciones. The Black Eyed Peas vio una oportunidad de mercado que no pasó desapercibida. También, uno de los integrantes de la banda, William James Adams, mejor conocido como Will.I.Am, se convirtió en el mismo productor del álbum creando así también su propia disquera. Es decir, los mismos intereses lucrativos del productor son compartidos por la banda, entregando así un trabajo de calidad al público.

¿Qué podemos hacer?

Es evidente que hay muchas alternativas legales para la descarga de música. Programas accesibles en México como iTunes Store y Tarabú ofrecen la posibilidad de bajar música de calidad teniendo la certeza de que el artista es remunerado por su trabajo y talento. Debemos participar en la eliminación de la cultura de la piratería y caminar hacia una cultura de la legalidad y el respeto al trabajo ajeno. Ya no hay excusa, si vas a bajar música, hazlo de la manera adecuada: ¡GO LEGAL!

Referencias
Abril Cruz, Ariadna (2008). Músic@ Web, Recuperado el 9 de febrero de 2010 de El Universal Online, en http://www.eluniversal.com.mx/articulos/51332.html
BALADIA, Guillem (2004). “Los programas informáticos P2P y las nuevas perspectivas de la industria musical en Norteamérica y Europa”. Scripta Nova (Revista electrónica de geografía y ciencias sociales). Vol. VIII núm. 170 (54). Barcelona, España. http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-170-54.htm
El Universal Online (2009). Cinco pasos a seguir para las descargas legales. Recuperado el 10 de febrero de 2010 de El Universal Online, en http://www.eluniversal.com.mx/articulos/55063.html
Peggy E. Chaudhry y Stephen A. Stumpf. (2010) Cómo ser original en una campaña anti pirata. Recuperado el 7 de febrero de 2010 del 2010 http://online.wsj.com/article/SB125104295283151913.html
Varanini G. (2000). Q&A: Napster creator Shawn Fanning. Recuperado el 11 de febrero de 2010 de http://news.zdnet.com/2100-9595_22-96066.html?legacy=zdnn

Páginas de Internet

http://www.limewire.com/

http://aresgalaxy.sourceforge.net/

http://www.dipdive.com

http://store.tarabu.com/ltv/playerHome.php

http://www.we7.com/

http://spotiify.com

Ay Wow Blogs

Comunicación Ideología y Poder. Grupo 2. Paola Ricuarte

Sergio Guerrero

Karla Tenorio

Fabiola D’zatzil

Carlos Ramos

Fernanda Amaro

José Mendoza

Erick Chablé