AVATAR: La Revolución del Cine

Posted on 9 febrero 2010 por



“You’re not in Kansas anymore”, dice el Coronel Miles Quatrich, interpretado por Stephen Lang, antes de los primeros 10 minutos de la película más taquillera de todos los tiempos. “You’re in Pandora”. Y tiene toda la razón.

La referencia a The Wizard of Oz es más que acertada. El público se llevó una gran sorpresa en 1939 cuando Judy Garland lo dijo: “Toto, I think we’re not in Kansas Anymore”, poco después de llegar a Oz. Kansas y el mundo real eran en blanco y negro,  y al entrar a Oz, Dorothy también entró al mundo del Technicolor. De un segundo a otro, en una misma película, la audiencia había abandonado 44 años de cine en blanco y negro para entrar, por arte de magia, al cine a color. Una nueva época había comenzado.

EL DESARROLLO

Después de 12 años fuera de escena, el director de TitanicTerminator 2, James Cameron, volvió con una de las cintas más caras de la historia, que prometía revolucionar a la industria del cine. La película que comenzó a escribir en 1994, vio su producción abandonada por años debido a la falta de tecnología.

The New Yorker dice que el presupuesto fue de $230 millones de dólares. El New York Times especula que fueron alrededor de $500 mdd. El dato oficial, según Janes Gianopulos, el C.E.O. de Fox Filmed Enterntainment, es de $237 mdd, y $150 millones en promoción.  Sin embargo, cada centavo ha sido bien invertido. Si las imágenes reflejan el costo, Avatar excede expectativas. En la opinión de muchos, ésta es la película más espectacular y de mayores proporciones que se haya estrenado.

La fotografía se llevó a cabo en abril del 2007 en Los Ángeles y Nueva Zelanda (donde los estímulos fiscales al cine le ahorraron $30 millones de dólares a la producción). Usando tecnología desarrollada por el propio Cameron, la película se filmó con el Fusion Camera System, que filma en 3D estereoscópico, grabando en alta definición digital, juntando dos cámaras a una separación de 2 pulgadas y media, correspondiendo a la distancia entre los ojos humanos.

Weta Digital, la compañía detrás de The Lord of the Rings, se encargó del performance capture, técnica que captura vía computadora los movimientos de los actores para después basar en ellos la animación de los personajes. La interpretación de los actores se registra a través de un traje corporal lleno de puntos y sensores, que envían los movimientos a la computadora, donde se aplican directamente sobre el modelo a animar.

En Avatar, esto fue reemplazado por una cámara especial, desarrollada en específico para la película. La swing camera no tiene lente, sino sólo una pantalla de LCD y marcadores que señalan posición y orientación de los actores en el set. Esta información es enviada a la pantalla a manera de versiones en CG de baja resolución mostrando ya tanto a los actores como al escenario virtual de Pandora en tiempo real. Esto explica por qué sólo el 25% de la cinta involucre actuaciones tradicionales. Otra cámara, de apenas 6 pulgadas se colocaba en los trajes, en frente del rostro de los actores para capturar todas las expresiones faciales, que fueron luego traducidas a los personajes digitales.

LA PELÍCULA

En el año 2154, la tierra ha sido explotada hasta los límites de su capacidad. Los seres humanos han colonizado la luna de un lejano planeta, Pandora, en la búsqueda de nuevos recursos materiales y energéticos que les ayuden a sustentar a lo que queda de una humanidad agónica y decadente. Sin embargo, la extracción de estos recursos los pondrá en conflicto con los Na’vi, la población indígena/alienígena nativa del planeta. En una atmósfera tóxica,  para infiltrarse entre los Na’vi, los humanos deben conectarse a un cuerpo extraterrestre, controlado remotamente. A través de este medio, Jake Sully, un exmarine parapléjico, se interna en la sociedad Na’vi, y, eventualmente, tendrá que decidir entre apoyar a su especie o luchar por salvar al mundo que ahora llama su hogar. Una historia de amor y una reflexión sobre la guerra, la ambición humana y el medio ambiente se agregan a la trama.

Cameron arriesga demasiado con la tecnología para hacerlo también con la historia, a la que bien podríamos definir como Pocahontas en  drogas. Incluso Neytiri, la heroína Na’vi, resulta ser princesa, hija del jefe de la tribu. El argumento central es el de “colonizador/extranjero llega a nueva cultura, conoce a princesa, se enamora de ella y del nuevo mundo, y acaba peleando contra sus excamaradas por defender su nuevo hogar”,  igual que en Dance with Wolves, Pocahontas, Atlantis, The Last Samurai, y Princess Mononoke .

El lenguaje cinematográfico muestra los espacios geográficos/dramáticos en un tiempo “real”, con diversos ángulos dentro de las escenas tomadas. Hay con diferentes usos del ritmo para apresurar y en su caso también para mantener al espectador al tanto de los acontecimientos. Los Na’vi están perfectamente logrados. Los avatars son idénticos a los actores. La gama de colores no tiene fin. La película tiene una profundidad visual que materializa la belleza de las imágenes. El realismo de cada toma, de cada escenario, de cada lugar y cada objeto, es tal, que cuesta trabajo creer que todo este universo haya sido creado desde cero. Todo un mundo ha sido construido para nuestro entretenimiento, y las casi tres horas apenas alcanzan para apreciar la flora y fauna de Pandora de lleno.

Aunque visualmente deslumbrante, la película mueve a la audiencia de manera previsible. Incluso el soundtrack, cuyos sonidos nos tienen inmersos como en el lugar de los personajes, recurre a la música étnica (de los Na’vi) y la orquestación clásica de nivel operístico, a cargo de James Horner.  Incluso  la canción de los créditos, interpretada por Leona Lewis, es idéntica al hit de Céline Dion en Titanic.

EL EFECTO


La publicidad de esta película se pudo apreciar varios meses antes de su estreno.  Generando una expectativa inusual en el medio, existió, sin embargo una publicidad que no tuvo ningún costo, que tuvo incluso mayor peso y magnitud que aquella financiada por la casa productora.

Esta propagación “de boca en boca”, o mejor dicho “de tweet en tweet” o “comment en comment”, en sus respectivas paginas Twitter y Facebook fue de suma importancia, ya que ninguna película había tenido tanta difusión por estos medios. Lo más sorprendente es que ésta fue hecha por los mismos espectadores. Tan sólo en Facebook el grupo oficial de la película tiene un número creciente de más de 1,340,862 fans, ya que si este número lo revisamos en unas horas probablemente será muy distinto, considerando que es sólo uno de los grupos de Facebook de los miles de resultados existentes. Y  por parte de Twitter, el tema Avatar fue de los más comentados en sus primeras semanas de estreno, con más de cincuenta tweets son la palabra subidos por segundo.

Una difusión masiva fue creada de la nada como nunca en la historia del cine; la interacción de los cibernautas que ayudaron a hacer de Avatar la película más taquillera, al contrario del tiempo que tomó en producirse la película, fue casi inmediata. El mundo de Pandora no sólo fue una experiencia revolucionaria en Hollywood, lo fue también en las redes sociales que día a día cobran un papel de gran importancia.

EL ÉXITO

 

Imagen recuperada de Box Office Mojo

El resultado fue sobrecogedor: en tan sólo 47 días, la película se convirtió en la más exitosa de la historia, logrando lo que ninguna película hasta el momento: superar los 2 billones de dólares en taquilla. La suma total es de, aproximadamente, $ 2, 209.3 millones de dólares. La película se exhibió en poco más de 7000 pantallas en Estados Unidos. 3, 129 de ellas la presentaban en 3D, y el precio del boleto oscila en los $20 dólares. Según reportes de Fox México, la película ha obtenido casi $500 millones de pesos.

A nivel mundial, sin embargo, no se puede decir que ésta sea la película más vista. El 64% de las ventas de la película han sido en pantallas 3D, cuyos boletos cuestan aproximadamente 5 dólares más que las salas tradicionales en 2D. Cabe mencionar que este formato sólo comprendía el 16% de las salas de exhibición, lo que demuestra que en la proyección tradicional la audiencia no ha sido tanta. A nivel internacional, se cree que la película ha sido vista por 60.7 millones de personas en 50 días, contra los 128 millones que vieron Titanic.

La película recientemente ganó el Globo de Oro a Mejor Película y Mejor Director, y recibió nueve nominaciones más para los Premios de la Academia, resaltando como la gran favorita.

LA IDEOLOGÍA

El director James Cameron con la actriz Sigourney Weaver

Líderes de opinión en todo el mundo han dejado ver su punto de vista sobre la película, que ya se ha vuelto un fenómeno social.

Almond White, crítico de The New York Press calificó a la película como “un fime superficial tipo-B que pretende significancia filosófica”, no más que una “caricatura sentimentalista.” En concreto, señala el crítico, “Cameron denuncia al sistema económico y militar que hizo posible a su extravaganza tecnológica.

El Vaticano declaró que la película “desciende al sentimentalismo, con una parábola anti-imperialista y antimilitarista fácil y vacía”, con un “guiño a las pseudo-doctrinas que han hecho de la ecología la religión del milenio.”

Evo Morales, el presidente boliviano de origen indígena, dijo sentirse identificado con la película, que le pareció “una profunda muestra de la resistencia al capitalismo y la lucha por la defensa por la naturaleza”. El mandatario sudamericano, que sólo ha ido 3 veces en toda su vida al cine, se pronunció del lado de la  “batalla contra el sistema que quiere acabar con la Madre Tierra”.

Por otro lado, hay cientos de personas en todo el mundo confesando tener ideas suicidas después de haber visto la película. todos ellos se han deprimido por no tener un avatar y no vivir en Pandora.

LA REVOLUCIÓN


La industria acaba de comprobar la rentabilidad de este tipo de proyectos, en específico, del 3D. El costo adicional de los boletos generará una propagación de onda financiera en Hollywood. Estamos hablando de un ingreso de $5 dólares extras por entrada. También está la opción de re-estrenar grandes clásicos como Star Wars, Titanic, Lord of the Rings en 3D. La conversión a este formato costaría alrededor de $30 millones, lo que aportaría toda una nueva línea de blockbusters asegurados por una inversión mínima, similar a los que costó The Hangover. Después están, por supuesto, los Blu-Rays y las nuevas pantallas planas. Incluso Sky tiene contemplado comenzar a comerciar esta tecnología para vender los partidos del Mundial de Sudáfrica 2010. ¿Y luego? Teléfonos inteligentes en 3D.

Entonces ¿Negocio, o moraleja? ¿La revolución ha sido tecnológica, mercadológica, o intelectual? Eso no es lo que importa, sino el hecho de que esa revolución efectivamente ha llegado. Bienvenidos al futuro del cine.

EL ASADERO DE DON LUIS

  • Paola Segovia Alvarado A01215756
  • Cecilia Núñez García A01124879
  • Salvador Suárez Obregón A00567713
  • Pako Ramírez Martínez A01124844
  • Jorge Daniel Magaña García A01201307

REFERENCIAS

http://www.boxofficemojo.com/movies/?id=avatar.htm

http://www.thewrap.com/article/true-cost-and-consequences-avatar-11206?page=2

http://www.popularmechanics.com/technology/industry/4339455.html?page=3

http://www.vanityfair.com/online/oscars/2009/12/how-much-did-avatar-really-cost.html

http://www.rpp.com.pe/2010-01-14-avatar-segunda-pelicula-mas-taquillera-de-la-historia-en-mexico-noticia_235519.html

http://www.camcorderinfo.com/content/NAB-2007-Video:-Sony-Fusion-3D-Camera-System.htm

http://www.uhu.es/cine.educacion/cineyeducacion/lenguajecine.htm

http://www.mariapinto.es/alfamedia/cine/lenguaje.htm

http://www.nypress.com/article-20710-blue-in-the-face.html