Neutralidad en la red: ¿De qué somos capaces tras un pseudónimo?

Posted on 28 septiembre 2009 por



De pseudónimos, “trolls”, anonimato y otros locos en la red

El Internet es un reino muy peculiar. Pareciera que todos sus habitantes cuentan con una presencia cuasi-omnisciente cuya participación es inmediata y carece de ciertas regulaciones. De hecho, actualmente se debate esta neutralidad que tanto favorece la libre expresión en este cibermundo, pues en ocasiones es utilizada de forma abusiva. El Net Neutrality, o neutralidad en la red, sin duda es uno de los conceptos fundamentales a definir antes de ahondar en los peligros digitales que surgen en la era digital por la cobardía de algunos de sus participantes.

            Según la Asociación Civil internacional Freedom of Communication, la neutralidad en la red es “aquella que permite comunicación de punto a punto sin alterar su contenido”. La parte importante en esta definición es respecto al contenido en sí, pues esto significa que no existen restricciones en los textos publicados en páginas web. Como cualquier situación que carece de regulación, esto genera dos posturas muy diferentes que podrán ser aprovechadas para algo constructivo o simplemente para destruir lo ya construido(1).

            Por una parte Bob Kahn, co–inventor del Protocolo de Internet, menciona que “el objetivo es animar a la gente a construir nuevas capacidades, entonces alguien tiene que dirigir el camino en construir esa nueva capacidad, y probablemente sólo lo va a hacer en su red, no en la red de otros”, sin embargo, también existen personas que usan el anonimato que les brinda estar detrás de un monitor como un arma de difamación, manipulación y chantaje por el simple hecho de divertirse.

La “zombificación” del Internet

…Y es que pareciera que las comunidades en línea se transforman en una gran masa que en ocasiones sólo generan contenidos basura o que destruye los contenidos que hacen crecer a las personas. La serie de webcomics Ctrl+Alt+Del satiriza esta falta de contenidos productivos con el siguiente panel:

Inteligencia opcional

Inteligencia "opcional"

          En todos los tipos de medios masivos existen programas y contenidos denominados “basura”. Son los que no le aportan nada relevante a la comunidad y que sólo representan una pérdida de tiempo a pesar de su gran audiencia. Este es un problema que se ha exponencializado en la red gracias a la neutralidad mencionada anteriormente y a la facilidad con la que casi cualquier persona con una computadora e Internet puede subir contenidos. Como todo exceso, es destructivo el abuso de estos sitios basura, pero dándole un uso moderado ayuda a que la gente se relaje y entretenga según un artículo de elmundo.es.

            Ahora que tampoco se trata de contar con una “policía cibernética” que lastime con el látigo de la moderación a las comunidades cuyas actividades no resulten productivas, pues eso sería ir en contra de la propia libertad de expresión. No obstante, es un punto interesante a considerar, ya que esta situación ha sido parteaguas para un rol en el mundo del Internet cuya presencia puede destruir comunidades enteras: un troll.

            En los cuentos de hadas escandinavos los trolls (por ser fiel a la lengua nativa se usará este vocablo en vez del cuestionado término troles, que no existe según la RAE 2) son criaturas míticas que aparecen como personajes malignos. Los trolls en la red son personajes que, tras un pseudónimo tratan de crear un ambiente nefasto para los participantes de un chat o de algún foro por medio de insultos y discusiones. Esto con el único fin de ofender a los participantes. Debido la neutralidad de la red, el anonimato los enmascara y no sienten el más mínimo cargo de conciencia por algún daño que hayan infringido a las personas a través de la red.

           El consejo más adecuado para no caer en las redes de estos trolls es que si la persona se encuentra en algún foro o chat e identifica a uno, lo primero que debe de hacer es no caer en sus juegos perversos de discusiones e insultos, simplemente debe escribir un mensaje dirigido a él como este: “Alerta a todos los participantes, no alimente al troll”, esto lo escribe Martínez Soler, autor del blog español 20 Minutos (3). De esta forma, el troll sabe que ya fue identificado y los participantes sabrán que deberán actuar con indiferencia ante sus comentarios.

No alimentar al troll

No alimentar al troll

La cuna digital de la comunicación dañina

Regresando un poco al tema central, ¿qué pasa cuando las regulaciones son tan burdas que facilitan la creación de grupos destructivos? Se hablará ahora de un ejemplo en concreto, la comunidad de 4chan. Si bien el foro 4chan se encuentra repleto de contenidos cuestionables y denominados como tabú en muchas partes del mundo,  el núcleo de esto es lo que sucede en un mar de contenidos hostiles y sin sentido alguno.

            Es una historia un tanto peculiar, pues todas las entradas en el foro cuentan con un nombre generado automáticamente que comienza con el prefijo “anon” seguido de una serie de dígitos al azar, lo cual garantiza que los miembros nunca revelarán su identidad al mundo exterior. No sólo eso, sino que el anonimato de estos miembros los ha llevado a organizar eventos masivos que literalmente pueden llegar a destruir la vida de una persona en la vida real. Este es un ejemplo de cómo la falta de barreras y la facilidad de mover a una organización de forma anónima resulta en una situación altamente caótica.

            Los eventos no han sido restringidos a personas solamente, sino que uno de los sucesos que llevó a la fama al grupo “Anon” (en honor a su pseudónimo en el foro) fue un ataque directo a las oficinas centrales de la religión de cienciología (4).¿A qué se debió este ataque? A que un video que contaba con contenidos cuestionables acerca de la cienciología, subido a la web por un participante del 4chan (un anon), fue quitado por órdenes de las oficinas de esta religión. ¿El resultado? Vigilantes y docenas de personas fueron enviadas para organizar una huelga frente a una de los centros principales de la religión.

Esta situación ha sido ilustrada por un anon en el siguiente video:

            Nada más como dato cultural, los ataques de 4chan son completamente aleatorios y otra de sus víctimas ha sido el programa de Oprah Winfrey en Estados Unidos. En este caso, Anon redactó un mensaje completamente falso respecto a una supuesta organización de pedófilos que la propia conductora tomó como verdadero. ¡Vaya que estos son los “trolls” de la vida real!

 

En resumen

El anonimato en la red es un arma de doble filo. Puede ser utilizada para difundir ideologías, opiniones y posturas respecto a un tema sin el temor de ser juzgado y con el fin de saber cuántas personas o seguidores comparten tus ideas. Sin embargo, hay personas que utilizan el anonimato como un medio para ofender a las personas sin tener ninguna repercusión o castigo como los tendrían en la vida real. Finalmente, no es por traer un mal augurio al propio Mediosfera, pero es una realidad que vivimos todos los usuarios del ciberespacio. Así que no nos queda mas que protegernos mutuamente compartiendo tips e información relevante para estar protegidos de las personas que usan la tecnología en una forma arbitraria y contraria a los fines con los cuales fueron creados en un principio.

Sitios relacionados:

Ana Karen Vilchis Moreno A01122807
Ma. Fernanda de Velasco Septién A01211054
Jorge Eduardo Gómez Tapia A01109115
Alfredo Salcedo Alfaro A01122277
Miguel Vázquez Lorenzana A01123312
Sara Russek Fenochio A01120112
Ma. Fernanda Medina Pérez A01109339

 Equipo: Bloggers+1
Medios, Cultura y Sociedad
Grupo: 03