Arma de doble filo

Posted on 19 agosto 2009 por



¿Qué haría si hoy lo colocaran a usted dentro de una vitrina ubicada en una avenida muy concurrida, donde todos pudieran verlo desarrollar su vida? Probablemente sentiría terror, tal vez pánico escénico de que el público se diera cuenta de todas sus capacidades, aptitudes y defectos. Seguramente le gustaría resaltar los aspectos positivos que posee y se comportaría de manera tal que lo ayude a la consecución de sus propios objetivos, o al menos ésta es la manera lógica de reaccionar ante un hecho de tal magnitud. Curiosamente, en la práctica se ha demostrado que las personas suelen ser bastante ingenuas al exponerse en público.

 Vitrina Social

      Sucede que hoy día, la mayoría de las personas con acceso a Internet, nos hemos colocado dentro de grandes vitrinas públicas sin siquiera darnos cuenta de ello. A estas vitrinas se les conocen como redes sociales. La necesidad de las personas de comunicarse y estrechar relaciones interpersonales, sin importar la distancia a la que se encuentren, dio origen a estas redes de interacción social . A través del tiempo, apoyados en el desarrollo e implementación de la tecnología, las redes sociales se han convertido en un escaparate social donde sus miembros pueden dar a conocer a cualquiera todo tipo información personal y profesional.

     A raíz de ésta característica que poseen las redes sociales es que surgen los innumerables beneficios que brindan: conocer personas con intereses similares a los nuestros, estrechar relaciones con amigos con los que hemos perdido el contacto, mostrar al mundo nuestros gustos e intereses, actualizar a los demás acerca de los eventos más relevantes que nos han sucedido últimamente y viceversa, entre otros más. Lamentablemente, a pesar de sus grandes beneficios, exponer nuestra información presenta riesgos y peligros potenciales de los que rara vez nos percatamos.

     Existen algunos peligros muy evidentes, como por ejemplo, colocar información muy personal y poner en peligro nuestra integridad, debido a que la información expuesta puede ser utilizada  en nuestra contra por parte de individuos con malas intenciones como secuestradores o extorsionadores. Por otra parte, hay riesgos a los que no prestamos mucha atención o no estamos conscientes de su existencia; uno muy importante es el exponer nuestra carrera profesional. Dada la magnitud, el alcance y las tendencias de las redes sociales, este último problema mencionado cobra una mayor importancia cada día.

 Vitrina Rota

      ¿En qué consiste el riesgo? En que la mayoría de la gente que pertenece a estas redes sociales no analiza con detenimiento la imagen que proyecta de sí misma en cuanto al contenido que ha subido a su perfil. Para la realización del presente artículo se revisaron 150 páginas en redes sociales tales como Facebook, MySpace y Hi5, de personas cuya edad varía de los 17 a 25 años. Se observó que un 85% de las páginas contiene principalmente fotografías del usuario en fiestas (con presencia de bebidas alcohólicas) o literalmente en estado de ebriedad. El alcohol es legal, emborracharse de vez en cuando está bien; pero publicar fotos personales en dicho estado es necio, sobretodo si se tiene en mente que se está en una vitrina que prácticamente “todos”  pueden ver.

      Cuando se dice que “todos” pueden ver no se refiere únicamente a los amigos o conocidos, quienes probablemente no juzgarán dichos actos; sino también a personas de las cuales podría depender nuestra próxima fuente de ingresos. Actualmente existe una mayor tendencia de los empleadores a revisar los perfiles de las redes sociales de sus empleados o candidatos a serlo. De acuerdo a un estudio de la empresa británica Viadeo, especializada en crear redes sociales entre profesionales, uno de cada cinco reclutadores revisa el perfil del candidato a un puesto, de los cuales el 59% ve su decisión influenciada por el contenido observado en dichos portales (Viadeo, 2009). De acuerdo a la misma firma, hay una tendencia a que dicha práctica se popularice más en años venideros.

      El que su próximo jefe o superior en turno vea imágenes suyas en estado inconveniente podría significar perder su empleo o truncar su carrera profesional.  Además de lo asociado con el abuso del alcohol, mostrar ciertas actividades o ideologías podrían ocasionarle problemas de la misma índole. Por ejemplo, puede dar la impresión de que usted invierte la mayor parte de su tiempo chateando o navegando por la misma red social sin realizar actos que lo enriquezcan profesionalmente. En cuanto a esto último, la empresa Alexa, especializada en la medición de audiencias en Internet, indica que en México hay 18 millones de usuarios de redes sociales, los cuales pasan en promedio 4 horas de su día actualizando su perfil (Alexa, 2009).

      Los lectores estarán equivocados al pensar que se encuentran a salvo porque su perfil es privado y no incluye en su red social a ningún reclutador o jefe de trabajo. Michael Auzenne, experto en administración y relaciones laborales, indica que el mantener su perfil como “privado” puede levantar sospechas de que el usuario oculta un aspecto negativo de su persona, las cuales pueden incrementarse si su jefe  decide agregarlo como amigo y usted le niega la “amistad”. El mantener la supuesta privacidad en su perfil también lo puede hacer perder la oportunidad de ser hallado por un headhunter o reclutador, el cual pudiera tener una buena oferta para usted.

     Entonces ¿Qué es lo que hay que hacer? El mismo Michael Auzenne, en su Podcast titulado MySpace Cast,  propone las siguientes recomendaciones:

  • Limpiar el perfil, es decir, eliminar cualquier fotografía o comentario que pueda dar una mala impresión de usted.
  • Hacer público el perfil, es decir, que cualquiera pueda ser su “amigo”. En el caso de México habría que tener doble precaución de no publicar datos que puedan exponer su seguridad física.
  • Tener prudencia en cuanto a quiénes aceptar como amigos, pues algunos podrían también dañar nuestra propia imagen. Hay que recordar el dicho popular: Dime con quién te juntas y te diré quién eres.
  • Administrar el perfil como si fuese un currículum. A través de él debe demostrar sus aptitudes, talentos, logros y todo lo que lo pueda ayudar a alcanzar un buen empleo y forjar una buena imagen personal. Tomando en cuenta de siempre utilizar estándares profesionales en la presentación de la página.
  • Administrar la red para  formar  relaciones profesionales más sólidas.

Escuchar

 

 

     Las redes sociales se han convertido en un arma de doble filo, sobretodo en la cuestión laboral. Se debe tener presente que se trata de un aparador situado a la vista de todo el mundo, por lo que es mejor hacer todo lo posible para proyectar la mejor imagen y siempre tener en cuenta no poner información de más, pues no sabemos quién tendrá acceso a la información.

 Sitios Relacionados:

    Grupo: 04

    Equipo:

logoemedia

 

Posted in: Redes Sociales